“Es despropósito prohibir hacer política en estadios”

Como un “absoluto disparate” calificó la División Américas de la entidad internacional de derechos humanos Human Rights Watch la declaración del ministro de Gobierno, Carlos Romero, en sentido de que supuestamente existen normas internacionales que prohíben que se haga política en recintos deportivos.

“Es un absoluto disparate sostener que el derecho internacional prohíbe las expresiones políticas durante espectáculos deportivos. Ese argumento no tiene ningún asidero jurídico”, dijo a ANF José Miguel Vivanco, jefe de la División Américas de esa entidad de derechos humanos.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó el domingo pasado que en los escenarios deportivos no se puede hacer política, después de que se produjeran críticas debido a que en la inauguración de los Juegos Suramericanos, la activista María Anelín Suárez fue obligada a cubrirse una polera en la que se pedía el respeto al referéndum del 21F.

Un video en el que se ve cómo los policías intentan echar a Suárez, se hizo viral en las redes sociales.

Durante la inauguración de los juegos, el sábado, y al asistir a varias disciplinas deportivas, los asistentes gritan consignas contra el Gobierno. Incluso el presidente Evo Morales salió el sábado del estadio de Cochabamba donde se realizó la inauguración sin pronunciar su discurso de inauguración.

Vivanco agregó a ANF que “la manifestación de ideas durante espectáculos deportivos están y deben estar protegidas por el derecho a la libertad de expresión, salvo que se demuestre que hay una incitación intencionada a la violencia y generen un riesgo probable e inminente de la misma”.

Romero tiene una opinión distinta. Dijo que según “normas internacionales”, en los “escenarios deportivos no se hace política (…) no se llevan mensajes de provocación, no se llevan mensajes de discriminación racial y estas normas internacionales las hemos recogido en el Decreto Supremo 1515 de febrero de 2013”, referido a controlar la violencia dentro de los estadios.

El representante de Human Rights Watch señaló que no existen normas internacionales que prohíban la libre expresión en un ningún escenario, incluidos los estadios.

En pleno desarrollo del acto de inauguración, en el estadio Félix Capriles de Cochabamba, se escuchó en las graderías el reiterativo grito de “Bolivia dijo No, Bolivia dijo No”. Después de ese incidente, policías se movilizaron e incluso intentaron echar del estadio a la activista Suárez, que tenía el 21F estampado en su polera. La persona tuvo que colocarse una chamarra encima.


---------*---------
Scroll to Top