“Se ve un gran retroceso en la democracia”

La protesta de ayer que paralizó por varias horas la ciudad de La Paz, así como las principales ciudades capitales del país, es una muestra del retroceso del sistema democrático de Bolivia porque el principal motivo del paro cívico fue precisamente el pedido de que el actual Gobierno y el Movimiento al Socialismo (MAS) respeten uno de los pilares de este sistema que es el voto directo, el mismo que pretende ser desconocido con la intención de repostular de forma indefinida a Evo Morales, actual presidente de Bolivia.

“El hecho de que estemos aquí bloqueando, defendiendo nuestro voto significa tremendo retroceso y rechazo al Gobierno que dijo que iba hacer el cambio y la reconciliación y el gran pacto nacional”, manifestó a EL DIARIO, Erika Brockman, quien al igual que miles de ciudadanos salió a las calles a bloquear y ser parte del paro cívico.

Brokman continuó su análisis sobre los motivos que llevaron a esta protesta al afirmar que “si hubiese habido el gran pacto social, no estaríamos aquí protestando contra prácticas del pasado, que nos han hecho tanto daño a los bolivianos. Con la repostulación y relección estamos repitiendo los errores del pasado, por lo tanto es hora de darnos cuenta de que La Paz y Bolivia dijo No y esto debe llegar a los gobernantes”, enfatizó.

Destacó que las movilizaciones están basadas en los jóvenes por lo que se puede percibir la creatividad de los mismos “hay que destacar que hubo mucha creatividad porque hay mucha gente joven, que es la nueva generación que incursiona a defender sus derechos políticos”, sostuvo.

En su condición de ciudadana, la especialista en temas de género y política confiesa que dudó por un momento que se podría movilizar a los paceños.

“Estoy como ciudadana y como política, no como partidaria porque no tengo partido. Pensábamos que en La Paz iba a ser difícil de bloquear y de cohesionar pero nos equivocamos, porque la ciudadanía ha entendido claramente el mensaje de defensa del voto y el mensaje de la no confrontación”, agregó Brockman.

Por su parte Julio Alvarado, docente y activista de la ciudadanía informó que está mañana estuvo muy temprano en la avenida de su barrio siendo parte de las protestas porque es uno de los mecanismos extremos que tiene la ciudadanía de expresar su pensamiento.

“Como ciudadanos hemos tenido que llegar al extremo de salir a bloquear, a pesar de que no somos de la cultural de bloqueo pero es la actitud extrema del Presidente de no querer respetar la Constitución Política del Estado y el voto del ciudadano, pero está en juego el más grande bien común que es la democracia y el Estado de Derecho”, sostuvo Julio Alvarado.

Al respecto, el rector de la UMSA y presidente del Consejo Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), quien tomó el rol de denunciar el atropello a la Constitución Política del Estado y la voluntad del voto popular, por parte del presidente Morales, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), alegó ciertas actitudes discriminatorias desde el Gobierno con relación a los bloqueos.

“El Gobierno le deja bloquear a los transportistas pero no le deja bloquear a los ciudadanos y eso es lo que reclamamos, la policía debe actuar con imparcialidad y con sobriedad, en general con un solo concepto”, aseveró Waldo Albarracín.

Por lo que la represión al pueblo no puede ser aceptada ni tolerada, en el entendido de que son reclamos dentro del estado de derecho, el cual pareciera que se está perdiendo, según el activista.

“Para el Gobierno hay bloqueadores de primera y de segunda; los de primera son los transportistas y masistas y cuando el pueblo sale a bloquear los reprime, los retiene en ese trato discriminatorio estamos reclamando, y aclaro que la convocatoria de nosotros es de convicción pacifista”, aseguró Albarracín.
TITULARES “Se ve un gran retroceso en la democracia”

 -
 A
 +
Twittear

BLOQUEO Y MOVILIZACIÓN EN DEFENSA DEL VOTO DEL 21 DE FEBRERO DE 2016. GALERÍA(5)
[Move to Panel 1]

La protesta de ayer que paralizó por varias horas la ciudad de La Paz, así como las principales ciudades capitales del país, es una muestra del retroceso del sistema democrático de Bolivia porque el principal motivo del paro cívico fue precisamente el pedido de que el actual Gobierno y el Movimiento al Socialismo (MAS) respeten uno de los pilares de este sistema que es el voto directo, el mismo que pretende ser desconocido con la intención de repostular de forma indefinida a Evo Morales, actual presidente de Bolivia.

“El hecho de que estemos aquí bloqueando, defendiendo nuestro voto significa tremendo retroceso y rechazo al Gobierno que dijo que iba hacer el cambio y la reconciliación y el gran pacto nacional”, manifestó a EL DIARIO, Erika Brockman, quien al igual que miles de ciudadanos salió a las calles a bloquear y ser parte del paro cívico.

Brokman continuó su análisis sobre los motivos que llevaron a esta protesta al afirmar que “si hubiese habido el gran pacto social, no estaríamos aquí protestando contra prácticas del pasado, que nos han hecho tanto daño a los bolivianos. Con la repostulación y relección estamos repitiendo los errores del pasado, por lo tanto es hora de darnos cuenta de que La Paz y Bolivia dijo No y esto debe llegar a los gobernantes”, enfatizó.

Destacó que las movilizaciones están basadas en los jóvenes por lo que se puede percibir la creatividad de los mismos “hay que destacar que hubo mucha creatividad porque hay mucha gente joven, que es la nueva generación que incursiona a defender sus derechos políticos”, sostuvo.

En su condición de ciudadana, la especialista en temas de género y política confiesa que dudó por un momento que se podría movilizar a los paceños.

“Estoy como ciudadana y como política, no como partidaria porque no tengo partido. Pensábamos que en La Paz iba a ser difícil de bloquear y de cohesionar pero nos equivocamos, porque la ciudadanía ha entendido claramente el mensaje de defensa del voto y el mensaje de la no confrontación”, agregó Brockman.

Por su parte Julio Alvarado, docente y activista de la ciudadanía informó que está mañana estuvo muy temprano en la avenida de su barrio siendo parte de las protestas porque es uno de los mecanismos extremos que tiene la ciudadanía de expresar su pensamiento.

“Como ciudadanos hemos tenido que llegar al extremo de salir a bloquear, a pesar de que no somos de la cultural de bloqueo pero es la actitud extrema del Presidente de no querer respetar la Constitución Política del Estado y el voto del ciudadano, pero está en juego el más grande bien común que es la democracia y el Estado de Derecho”, sostuvo Julio Alvarado.

Al respecto, el rector de la UMSA y presidente del Consejo Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), quien tomó el rol de denunciar el atropello a la Constitución Política del Estado y la voluntad del voto popular, por parte del presidente Morales, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), alegó ciertas actitudes discriminatorias desde el Gobierno con relación a los bloqueos.

“El Gobierno le deja bloquear a los transportistas pero no le deja bloquear a los ciudadanos y eso es lo que reclamamos, la policía debe actuar con imparcialidad y con sobriedad, en general con un solo concepto”, aseveró Waldo Albarracín.

Por lo que la represión al pueblo no puede ser aceptada ni tolerada, en el entendido de que son reclamos dentro del estado de derecho, el cual pareciera que se está perdiendo, según el activista.

“Para el Gobierno hay bloqueadores de primera y de segunda; los de primera son los transportistas y masistas y cuando el pueblo sale a bloquear los reprime, los retiene en ese trato discriminatorio estamos reclamando, y aclaro que la convocatoria de nosotros es de convicción pacifista”, aseguró Albarracín.


---------*---------
Scroll to Top