Alertan “desastre ecológico” si Estado explota oro en Amazonia

La Fundación Jubileo y el Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib) alertaron por separado, que la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) no está en condiciones de garantizar la protección medioambiental de la Cuenca Madre de Dios, ubicada en plena Amazonía boliviana, sobre la cual el Gobierno anunció tareas de exploración y prospección con miras a la explotación aurífera.

El analista e investigador en temas mineros de Jubileo, Héctor Córdova, y el investigador de actividades extractivistas del Cedib, Jorge Campanini, coincidieron en señalar que el río Madre de Dios es altamente importante para la sobrevivencia de la Amazonía boliviana y que se debería evitar actividad minera en esta ecoregión por su fragilidad ecológica. Sobre Comibol señalaron que la experiencia muestra que no fue la mejor ejecutora de prácticas ambientales.

Córdova explicó que el río Madre de Dios que se extiende en una longitud de 681 kilómetros en el territorio boliviano, arrastra bastante oro desde el lado peruano, donde la cuenca es extremadamente explotada, y que según estudios científicos confirman la alta contaminación ambiental no sólo ocasionada por la minería aurífera ilegal e informal, sino también por la formal.

DESASTRE ECOLÓGICO

“Las fotos satelitales y de la zona de explotación del Madre de Dios en el lado peruano son tan reveladoras sobre el desastre ecológico que se está provocando que no solo el gobierno peruano sino las Organizaciones No Gubernamentales de otros países están intentando controlar esta explotación desmedida del oro en esta cuenca”, dijo.

Según Córdova, Comibol hizo algunas inspecciones en el río Madre de Dios y que un empresario chino habría realizado la cuantificación de la cantidad de oro que contendrían el río. Dijo que a pesar de representar una gran riqueza que estaría dentro del río, no es aconsejable su explotación por el daño ecológico que provocaría, que no solo afectaría al país, sino también a Brasil.

“En algún momento, un Estado como el nuestro debe tomar una decisión sobre si es más conveniente obtener una riqueza mineral o preservar el medioambiente para las futuras generaciones (...) y creo que sería buen mensaje para el mundo entero si nuestro país toma la determinación de no llevar a cabo operaciones mineras en este río por los efectos terribles que se pueden provocar en la naturaleza”, señaló.

Por su parte, Campanini dijo que si el comportamiento de la Comibol en Huanuni en términos ambientales se repite en el río Madre de Dios, “nos espera lo peor”.

Señaló que la cooperativa Asociación de Balseros Bolivia (Asobal) que opera hace varios años en el río Madre de Dios tuvo un despliegue en materia ambiental que deja mucho que desear, y que desde el Estado hay escaso o ningún control al tema ambiental de la actividad minera.

“Hay un decreto supremo, el 3516 del 28 de marzo de 2018 que declara al Madre de Dios reserva fiscal y el Servicio Geológico Minero (Sergeomin) tendría que evaluarlo y Comibol tendría la preferencia para operar” dijo.


---------*---------
Scroll to Top