Ante liderazgo del "Mallku" en conflicto de Achacachi, Gobierno le dice "político fracasado"

La mañana de este miércoles, los efectivos policiales fueron obligados a replegarse tras una refriega. Los pobladores anuncian radicalizar sus medidas de presión exigen la liberación de dos profesores y un dirigente vecinal, el Gobierno asegura que es un conflicto local.

Después de 14 años, Felipe Quispe, Mallku, está al frente de las protestas en el municipio de Achacachi; para el Gobierno es solo un “político fracasado” en busca de una palestra política. El presidente, Evo Morales no irá a dialogar a la zona.

Los pobladores de Achacachi resolvieron que Quispe sea su líder en el comité de bloqueo, para exigir que su dirigente vecinal, Esnor Condori, y los profesores Gonzalo Layme y Pastor Salas  sean liberados, luego que la justicia dictó su detención preventiva en la cárcel de San Pedro.

La notoriedad que adquirió el Mallku no fue indiferente para el Gobierno, el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, dijo que el “tono (de Quispe) es abiertamente político partidario”.

“No es la primera vez y no será la última que con declaraciones altisonantes (Felipe Quispe) trata de recobrar vigencia. Es un político fracasado. Es una persona que hace 20 años intenta retomar palestra política”, declaró Rada en Palacio de Gobierno.

Minimizó el conflicto, porque sus características son locales y producto de un conflicto municipal. “Es un conflicto de orden local, no debe ser convertido en un tema político. Está en manos de la justicia”, acotó.

El Viceministro insistió que la figura del Mallku y mucho menos sus declaraciones “provocativas y altisonantes” no representan a todos los pobladores del municipio de Achacachi.

Las medidas de presión se radicalizaron este miércoles con el bloqueo de caminos hacia las poblaciones cercanas al Lago Titicaca, como Huarina, Desaguadero, Copacabana, Sorata y Achacachi, los pobladores quieren hablar directamente con el presidente, Evo Morales, un pedido que ha sido rechazado por el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Romero argumentó que el conflicto no está en manos del Gobierno sino en la administración de justicia. Dijo que no se puede aceptar que por medio de la violencia se pretenda despojar de su cargo por ejemplo a un alcalde, refiriéndose a Édgar Ramos.

Los pobladores utilizaron piedras para ahuyentar al contingente de 300 policías que llegó al lugar para desactivar el bloqueo, que después de usar gases lacrimógenos optó por replegarse y retroceder.

En el cruce Peñas existe un punto de bloqueo con más de 2.000 personas, que anunciaron no se moverán hasta que la justicia libere a los dos profesores y su dirigente vecinal y han advertido con radicalizar sus medidas de presión.

Fuentes policiales señalaron que los pobladores se negaron a dialogar y que tras una refriega decidieron distanciarse de los comunarios, porque supuestamente intentaron hacerles “una maniobra envolvente para rodearlos”, pero que pudieron salir de la zona.
ANF

/NVG/


---------*---------
Scroll to Top