Chile asegura que no aceptará agravios

“Chile no aceptará ninguna ofensa ni crítica por parte de un gobierno boliviano que tiene poca credibilidad”, aseguró ayer el embajador chileno ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), Aníbal Barría, en relación a la denuncia en contra de su país por la detención de nueve bolivianos.

Después que el canciller Fernando Huanacuni presentó la denuncia contra el gobierno de Michelle Bachelet, en el pleno del Consejo Permanente, se generó un cruce de palabras entre Barría y el ministro de Justicia Héctor Arce. Ambas autoridades, en algunos pasajes, elevaron el volumen de sus voces al defender la postura de sus países.

POSICIÓN DE CHILE

El representante de Chile en la OEA sostuvo que su país no está en guerra con ningún Estado. Recalcó que se trata de un país pacífico, respetuoso de sus obligaciones internacionales y sus diferencias judiciales. Además, recordó que las controversias que tiene con Bolivia están en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

En ese marco y sobre la denuncia de detención y tortura contra Chile, recalcó que no aceptarán ofensas ni críticas. “No vamos a aceptar ninguna ofensa, ninguna crítica”, enfatizó.

Barría cuestionó la credibilidad del Gobierno boliviano, puesto que mientras hacen la invitación a un diálogo, paralelamente ofenden a las autoridades chilenas.

“¿Qué credibilidad puede tener un gobierno que invita al diálogo, pero insulta a nuestras autoridades, que difunde falsedades, como aquellas referidas a las condiciones en que fueron aprehendidos los 9 ciudadanos bolivianos o sobre el trato y atención que reciben en cárceles chilenas?”, dijo.

CANCILLER MUÑOZ

Horas más tarde, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, calificó la presentación de la denuncia como una propaganda fallida, según el diario La Tercera, de Santiago.

“Este fue un acto propagandístico fallido en la OEA, pretendieron en el Consejo Permanente hacer un caso de la detención de los nueve bolivianos que fueron detenidos en territorio chileno y son acusados de robo con violencia, porte ilegal de armas y contrabando”, señaló el ministro desde el Palacio de La Moneda.

Asimismo, manifestó que “lo demás seguirá por el curso judicial de este proceso, donde los bolivianos han tenido todas las garantías del debido proceso en un estado de derecho”.

Consultado sobre las acusaciones de “tortura” que plantearon los ministros de Evo Morales ante el organismo internacional, Muñoz aseveró: “Yo creo que es un insulto hablar de torturas a un país como Chile, que conoce bien lo que fue la tortura. Más de 35 mil torturados y presos políticos, y que se haga propaganda con eso yo creo que representa la falta total de credibilidad de este gobierno boliviano, que no nos asombra casi nada de lo que dice, pero aparentemente todos los días intenta superarse”.

 


---------*---------
Scroll to Top