Ciudadanía considera falta de respeto casita y Palacio

La imagen de la vivienda rural, como una suerte de “casita de los deseos” que pusieron en plena plaza Murillo, junto al Árbol de Navidad que contrasta con el nuevo palacio de Gobierno que se levanta imponente tras el histórico y arquitectónico Palacio Quemado, causa molestia en la ciudadanía paceña que calificó como “una falta de respeto”, sobre todo por la celebración de la Navidad y el significado espiritual que tiene.

Al comienzo de esta semana, funcionarios públicos instalaron en la plaza Murillo una reproducción de la vivienda en la que nació el presidente Evo Morales en el cantón Orinoca (Oruro).

Esta réplica es ahora parte de la decoración navideña que se instala en la plaza Murillo de La Paz, sin embargo, el hecho tuvo varias críticas.

“No tiene nada que ver con la Navidad. Me parece un exceso utilizar la decoración navideña para poner la casa del presidente Morales, se exagera con el ego del Presidente. Todo tiene que tener su límite y respetar nuestras tradiciones”, afirmó la senadora Jeanine Áñez (UD).

En tanto, el senador René Joaquino (MAS) reconoció que hay funcionarios que con una “sana intención de apoyar a la imagen del Presidente” terminan perjudicándolo. “El pretender imitar la casa de un gobernante no es lo mejor. La Navidad nos une y Jesús es uno solo, sabemos cómo ha nacido, bajo qué circunstancias y por qué lo seguimos”, afirmó.

Al igual que los parlamentarios, la ciudadanía se expresó por las redes sociales como el Twitter, Facebook, Instagram y otros, con una variedad de meses irónicos y burlescos, mostrando su descontento por el añadido a los motivos navideños tradicionales.

El propio presidente Evo Morales aseguró, en una entrevista a la BBC Mundo, que él no conocía de la instalación de esa casita.

“Mira, recién me informaron que habían puesto esa casita. Y me molesté porque no me informaron. La gente está haciendo fila para tomarse la foto con la casita. A mí me sorprende. Ni siquiera la he visto todavía. La he visto en la prensa, que es mi casita donde he nacido, de paja, de adobe. Pero a algunos grupos les va a molesta”, afirmó el mandatario.

Desde Palacio de Gobierno, enviaron un comunicado aclarando que se instaló para recuperar una tradición aymara relacionada al 21 de diciembre, que marca en el Hemisferio sur, el solsticio de verano.

“Es esta fecha en el altiplano boliviano se exponían las illas, pequeñas figuras elaboradas de arcilla, a los primeros rayos solares, pidiendo además para una buena cosecha”.

Según el Gobierno con el tiempo esa tradición se trasladó al 24 de diciembre donde había la costumbre de amasar la arcilla y moldear pequeños objetos y pedir al Niño Jesús que sus deseos se hagan realidad.

Ahora, la instalación de esa “casita de los deseos” –donde están solo imágenes de Evo Morales– como la bautizaron en Palacio, es para que la gente vaya a amasar arcilla y pida deseos.

ENCIENDEN LUCES

El presidente Evo Morales encendió anoche las tradicionales luces navideñas en la plaza Murillo de la ciudad de La Paz, en un acto simbólico que dio inicio a las fiestas de fin de año en Bolivia.

En un acto muy emotivo y lleno de colorido, Morales junto al vicepresidente Álvaro García Linera y varios ministros de Estado departieron momentos de regocijo con la gran cantidad de niños y padres de familia que acudieron al denominado kilómetro cero de la sede de Gobierno.

“Estamos concentrados acá para iniciar esta fiesta, fiesta de alegría, fiesta de integración de la familia, fiesta para desear mucha suerte a la gran familia de nuestra querida Bolivia”, remarcó el jefe de Estado en su discurso.

Morales afirmó que la Navidad es una fiesta de integración, para estar con la familia y compartir entre todos las fiestas de fin de año, que dijo debe servir de reflexión.

LA GENTE OPINA

Jaime Ricaldi:

“Me parece injusto que hayan instalado esta réplica de la casa del presidente Evo Morales porque lo primero que debería ver como autoridad es para la gente pobre, los que están sufriendo inundaciones, por ejemplo. Hay tanta pobreza y debería pensar y trabajar primero para ellos antes que estar poniendo estas cosas”.

María Valdez:

“Es una barbaridad porque está aprovechando el dinero de todos los bolivianos en cosas que no tienen ninguna relevancia para la sociedad y ningún beneficio. Pienso que es una barbaridad no puede ser que el Presidente por ocupar ese cargo de forma temporal, haga lo que quiera. Estoy muy indignada, la verdad”.

Beatriz de Valdez:

“Cuando una ve este tipo de cosas se imagina muchas cosas. Por ejemplo, de esas casitas parece que de una va salir la (presidenta de la Cámara de Diputados Gabriela) Montaño y del otro el rubio (presidente del Senado, José Alberto) Gonzales, pienso que es la casa de los dos rayados. A mi parece que este presidente es el más deshonesto de todos. No lo quiero”.

Andrea Vargas:

“El presidente Evo Morales no está haciendo esa casita para vivir ahí, sino que es para las nuevas oficinas del nuevo Palacio. Él vivía humildemente en un pueblo del altiplano donde había mucha pobreza y creo que Dios lo ha traído para que sea nuestro presidente cuando nadie quería gobernar, hacerse cargo del país”.

Aarón Revollo:

“Se nota que el presidente Evo (Morales) viene de una condición humilde y ha logrado muchos éxitos y buenos propósitos para él, pero quizás no estoy muy de acuerdo que haga lo que él desea como Presidente, pero tampoco no debemos olvidar que él rescató a Bolivia y es bueno para Bolivia”.

Bernardo Sáenz Guerrero:

“Por qué ha tenido que poner semejante cosa en medio de la Plaza Murillo y por qué cerca de la Navidad. Qué quiere decir ¿que vino de pobre a rico? creo que es un sentimiento de soberbia que tiene el presidente Evo Morales hacia todos. Es como si dijera: donde yo quiera lo voy a poner”.

Francisco Camacho:

“Pienso que el presidente Evo Morales se ha olvidado de su origen, una vez que ha llegado al Gobierno gracias al levantamiento del 2003, Evo Morales ha sido un oportunista y es una falta de respeto este tipo de demostraciones a la población. Aparte de la casita debía estar su avión, su auto blindado y los millones de Fondioc”.

Brenda Echeverría:

“Me parece un síntoma de absurda banalidad de su parte en todo sentido. Qué trata o qué pretende, es un esfuerzo de gasto sin motivo es una ofensa para nosotros, me parece una abrupta presentación y una total contradicción de que tiene ahí la casa presidencial y su humilde casita. No estoy de acuerdo”.


---------*---------
Scroll to Top