Civismo y verbena en noche paceña

Autoridades nacionales y departamentales asistieron ayer por la tarde, a los actos protocolares en homenaje a La Paz por los 209 años de la Revolución del 16 de Julio.

En la Casa de Murillo se dio lectura a la Proclama de la Junta Tuitiva y se encendió la tea.

En la ceremonia estuvieron presentes el mandatario del país, Evo Morales, el vicepresidente Álvaro García Linera, ministros de Estado y autoridades militares y policiales, además del burgomaestre de La Paz, Luis Revilla, y el gobernador del departamento, Félix Patzi.

Más tarde, las principales autoridades de los tres niveles de Gobierno dieron inicio al desfile cívico, en el que participaron organizaciones públicas, privadas, educativas y también vecinos, entre otras instituciones.

El público espectador del desfile, en algunos momentos coreaba ¡Bolivia dijo no!, al paso de organismos dependientes del Gobierno central, pero estas expresiones no alteraron la seguridad de los asistentes.

ORGANIZACIÓN

Cientos de ciudadanos que no eran espectadores del desfile protestaban porque no existían pasos habilitados, para ir de una acera a otra, al igual que en las entradas folklóricas, donde efectivos policiales ordenan el tráfico de personas, pero para el homenaje a la urbe paceña no hubo esta organización.

A lo largo del paseo de El Prado se notó la carencia de efectivos policiales, aunque algunos conscriptos de la Policía Militar colaboraban para guardar el orden.

Cerca de la plaza San Francisco, agentes policiales procedieron a colocar distintivos a los niños, estas cintas puestas en la muñeca contenían datos importantes del menor, como nombre, edad y teléfonos de referencia, para ser identificados en caso de pérdida, los padres de familia destacaron esta labor para precautelar la seguridad ciudadana.

Por otro lado, cerca del Obelisco se instalaron baños móviles, a cargo de la comuna.

FESTEJOS

Desde la avenida 16 de Julio hasta las inmediaciones de la plaza Pérez Velasco se extendieron miles de comerciantes que ofrecían comida, bebidas alcohólicas calientes y no faltaron los vendedores de ropa, chalinas, guantes y gorros principalmente, para abrigarse en la noche fría de la efeméride paceña.

Los famosos té con té y sucumbés estaban a la venta en los puestos que tenían música festiva, aunque no se apreciaba la melodía que emitían, ya que los puestos estaban uno pegado al otro y con los equipos de sonido a todo volumen.

ESCENARIO

Para este año, se cambió el lugar del principal escenario, esta vez estaba ubicado sobre el carril de subida próxima a la Casa de la Cultura, donde una variedad de artistas rindieron el homenaje a la sede de Gobierno, hasta horas de la madrugada, se pudo advertir alto consumo de bebidas alcohólica por parte de grupos de jóvenes.


---------*---------
Scroll to Top