Crecimiento económico se estancará en 2017 y 2018

De acuerdo con los datos divulgados ayer por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la economía boliviana no podrá crecer este año más del 4% y en 2018 será igual, por lo que se prevé un estancamiento que estará también en función de los países de la región, con los cuales mantiene relaciones comerciales y cuya recuperación será lenta en los siguientes años.

Pese a ese escenario moderadamente optimista, Bolivia y Paraguay serán las dos economías que registrarán el mayor crecimiento del hemisferio en el presente año.

Este miércoles, el Banco Mundial (BM) calculó un crecimiento para Bolivia de 3,9%, mientras el Fondo Monetario Internacional, (FMI) elevó la cifra a 4.2%.

LA REGIÓN

El organismo de Naciones Unidas hizo conocer ayer una estimación ajustada sobre las proyecciones y crecimiento de la región, estimadas a julio del presente año.

Brasil registrará 0.7 por ciento este año y el siguiente 2 por ciento. La recuperación económica del vecino país no será en el corto plazo. En tanto, para Argentina el crecimiento estimado será de 2.4 y 2.7 por ciento, respectivamente, mayor al de Brasil.

En tanto, Venezuela permanecerá en la zona roja, con una acusada contracción de 8 por ciento negativo para este año y 4 por ciento también adverso para el siguiente.

REVISIÓN

La Cepal revisó las proyecciones de crecimiento de la actividad económica de la región para 2017 y espera una expansión promedio de 1,2% en América Latina y el Caribe este año, levemente superior a la pronosticada en julio pasado.

Para 2018 se espera un repunte en la dinámica económica de la región, con un crecimiento promedio del 2,2%, la mayor tasa observada desde el año 2013, según informó ayer la Comisión, mediante un comunicado de prensa difundido en Santiago.

BIENES BÁSICOS

Como ha sido característico en los últimos años, la dinámica del crecimiento mostraría diferencias entre países y subregiones indicó el organismo. Las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios, en especial petróleo, minerales y alimentos, crecerían a una tasa positiva (0,7%) este año, luego de dos años de contracción económica.

En 2018, se espera un mayor dinamismo en esta subregión, cuyo crecimiento sería del 2% en promedio.

BOLIVIA

Los países exportadores de materias primas sintieron los efectos de la crisis internacional, cuya situación se reflejó en la baja demanda de productos primarios y costos bajos en el mercado internacional.

Bolivia no fue la excepción, los bajos precios del crudo y de los minerales en el mercado internacional provocaron, una merma de los ingresos que percibe por la venta de gas a Brasil y Argentina principalmente.

El déficit comercial creciente se ha traducido en menos recursos para el Estado, así como para las gobernaciones, municipios y universidades.

CRECIMIENTO

De acuerdo con la Cepal, la capacidad de los países de la región para generar un proceso de crecimiento económico más dinámico y sostenido en el tiempo depende de los espacios para adoptar políticas que apoyen la inversión, lo que será fundamental para aminorar los efectos de choques externos y evitar wconsecuencias significativas en el desempeño de las economías en el mediano y largo plazo.

En este contexto, el organismo regional propuso potenciar la inversión tanto pública como privada, que resultaría esencial, así como también la diversificación de la estructura productiva con mayor valor agregado e incorporación de más tecnología.

Desde 2015, la economía boliviana observó un marcado descenso en la actividad económica, ya que el porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) fue disminuyendo, hasta llegar el 2016 a 4,34%. Ahora de confirmarse nuevamente los datos internacionales, Bolivia registrará el 4%, en promedio, en el período que concluye y en 2018.

OTRAS ECONOMÍAS

Para las economías centroamericanas, la Cepal espera una tasa de crecimiento de 3,4% para este año y del 3,5% para el 2018.

En relación al Caribe de habla inglesa u holandesa, se estima un crecimiento promedio de 0,3% para 2017, cifra revisada a la baja, respecto de la proyección de julio, principalmente como consecuencia del daño causado por los huracanes Irma y María en algunos de los países de la subregión.

Para 2018, sin embargo, se prevé un aumento del dinamismo, con una tasa de crecimiento del 1,9%, influida en algunos casos por esfuerzos de gasto para la reconstrucción, además de un contexto global algo más dinámico en términos de crecimiento y comercio internacional.


---------*---------
Scroll to Top