Crisis del agua genera descontrol político

    La crisis del agua que azota a la ciudad de La Paz, desde hace cuatro semanas, no logra ser controlada. Los esfuerzos que se realizan desde el Centro Operativo de Emergencia (CPE) son insuficientes, sin embargo, el Gobierno niega la presencia del municipio paceño en las acciones de provisión en las zonas más afectadas.

La decisión del Gobierno central, anunciada por el presidente Evo Morales, se sustenta en la falta de gestión del alcalde de La Paz, Luis Revilla, en proyectos hídricos orientados a la generación de agua potable, además del supuesto incumplimiento en la distribución de líquido elemento mediante 12 carros cisterna dispuestos por la comuna.

Tras señalar que la reacción gubernamental sería efecto de la falta de respuestas efectivas para atender el real impacto de crisis generada por la administración de Epsas, el alcalde Revilla solicitó no politizar un problema social tan grave y, por el contrario, consideró la urgencia de coordinar acciones para resolver esta crítica situación.

PROYECTOS MUNICIPALES

La primera autoridad edil desmintió las afirmaciones del presidente del Estado, reportando que la comuna paceña ha propuesto 16 proyectos para su financiamiento, mediante el plan “Mi Agua”, de los cuales varios han sido aprobados para su ejecución la siguiente semana.

Revilla señaló que uno de los proyectos de agua más importantes que ejecutan de manera conjunta los gobiernos central y local, es la represa de Chuquiaguillo, con una inversión que asciende a Bs 210 millones, de los cuales Bs 50 millones corresponden a la contraparte de la Alcaldía paceña.

“No se le informó al Presidente la situación de crisis del agua a la que nos estábamos acercando, no sabía, lamentamos que no se le informe adecuadamente del trabajo que está desarrollando el gobierno local en relación a los proyectos Mi Agua”, remarcó el Alcalde paceño.

Revilla calificó de mezquina la actitud del poder central, porque ha rechazado varios proyectos en beneficio de La Paz con criterios políticos, así como actualmente ladea la presencia del municipio paceño en la grave situación de crisis que afecta a casi un tercio de la urbe.

COORDINAR ACCIONES

Por otra parte, el burgomaestre paceño señaló la necesidad de continuar coordinando acciones que permitan llegar a la ciudadanía, tal como se habría actuado luego de conocerse la verdadera magnitud del déficit de agua en las represas de Hampaturi e Incachaca.

“Invoco al Gobierno evitar la confrontación. No es lo que necesita La Paz en medio de su molestia por esta situación que han causado funcionarios del Gobierno nacional”, remarcó.

A decir de Revilla, el accionar del Gobierno central pareciera estar orientado a desviar o tratar de responsabilizar a la comuna, no obstante de la clara irresponsabilidad con la que actuaron funcionarios de Epsas, quienes fueron destituidos de su cargo, en medio de procesos penales y auditorías.

La primera autoridad municipal señaló que la crisis del agua en la ciudad de La Paz es efecto del cuoteo dirigencial de militantes del MAS en Epsas, cuya factura está pagando la ciudadanía paceña.

AYUDA DE EMERGENCIA

En este contexto, la autoridad edil aseguró que el personal municipal cumplió sus funciones, de acuerdo con lo planificado, según directrices establecidas para el plan de contingencia y que de ningún modo sería un personal dedicado a controlar las acciones de efectivos de las Fuerzas Armadas, a cargo de la distribución del agua.

Señaló que los funcionarios municipales tienen la instrucción específica de colaborar a los ciudadanos, especialmente a las personas de la tercera edad.

De igual modo, reiteró el ofrecimiento de su administración para la instalación de bases para otros 35 tanques de aguas estacionarios y el mantenimiento de los que ya están instalados.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top