Cuestionan falta de gestión estratégica

   La empresa de agua de los paceños está intervenida hace varios años y se ha detenido en su desarrollo, la falta de gestión en acciones preventivas de largo plazo ha puesto en riesgo la salud de miles de personas, la administración de un servicio que hace a un derecho humano debe estar responsablemente protegida.

Las afirmaciones corresponden a la presidente del Órgano ciudadano de Control Social, Walter Sempértegui, quien calificó como falta de responsabilidad por parte de los administradores de la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas) argumentar el calentamiento global, cuyos efectos se prevén desde hace diez años.

Ante las reiteradas equivocaciones de Epsas en el manejo de la crisis de aprovisionamiento y suministro de agua potable que aflige a toda la ladera este y sur de la ciudad, el Organismo de Control Social anunció que los administradores de la empresa de agua serán convocados por esta instancia de representación ciudadana para dar un informe acerca del manejo de la actual situación y las soluciones estructurales que tienen previstas.

“Para nadie es desconocido el preocupante tema del calentamiento global y su afectación en el deshiele de glaciares y nevados, así como su impacto en los reservorios naturales. Desde hace diez años se veía llegar la falta de agua, queremos saber que ha hecho Epsas al respecto”, remarcó Sempértegui.

INTERPELACIÓN Y PRONUNCIAMIENTO

De acuerdo con lo anunciado, los administradores a cargo de Epsas serán convocados por el Organismo de Control Social a la sesión prevista para el miércoles de la siguiente semana, donde exigirán se explique a la ciudadanía acerca de la actual situación, así como respecto de las reservas reales de agua que tiene la ciudad de La Paz y su planificación de largo plazo.

“Hay responsabilidad en las instituciones a cargo de velar por la provisión de agua potable de manera regular y continua. La población está resignada a pesar de que como ciudadanos cumplimos con el pago por el servicio a una tarifa establecida por ellos”, remarcó.

A decir de Sempértegui, urge iniciar el trabajo de proyectos alternativos para la captación de aguas y dejar de ser “dependientes de la lluvia”, toda vez que los ciclos de la naturaleza han cambiado dramáticamente en el planeta, por lo que no estamos exentos de los impactos previsibles.

En este contexto, el presidente del Órgano de Control Social señaló que la intervención política y económica a la proveedora de agua potable no ha dado los resultados esperados.

TOMA DE LA PROVEEDORA

Por su parte, el dirigente de la Confederación de Juntas Vecinales (Conaljuve), Benjamín Cáceres, recordó que en febrero de 2003 fueron tomadas las oficinas de Aguas del Illimani S.A. (AISA) en la ciudad de El Alto debido a conflictos con la administración, cobertura en la provisión y costos por el servicio.

“Así como se tomó Aguas del Illimani para dar curso a su intervención, las juntas vecinales de La Paz y El Alto, también podrían tomar Epsas para revertir su intervención ya que se ha convertido en botín político y económico. No está cumpliendo su función”, afirmó el dirigente.

En este contexto, señaló que Bolivia es considerada como uno de los países más afortunados por contar con importantes reservas de agua dulce a 4.000 msnm pero que lamentablemente no se estaría trabajando en políticas ni medidas que eviten situaciones como las que actualmente enfrentan varios departamentos.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top