EPSAS y SAMAPA operan como enclaves políticos

     Mientras la ciudadanía sufre por el desabastecimiento del líquido elemento, la clase política trata de llevar, figurativamente, “agua a su pozo”. Oficialistas y opositores se responsanbilizan por la deficiente administración de la Empresa Pública de Servicio de Agua y Saneamiento (EPSAS) y ahora se añade a la residual Servicio Autónomo Municipal de Agua Potable (SAMAPA) en esta problemática.

CRONOGRAMA

El cronograma de racionamiento que presentó EPSAS ante la falta de agua en las represas Hampaturi e Incachaca en 94 barrios de la zona sur y ladera este de La Paz, no se cumple a cabalidad y los vecinos están al borde de la histeria. Cada día el suministro de agua es suspendido, a veces, todo el día, pese a que EPSAS no tuvo la aprobación de la Autoridad de Agua (AAPS) de tomar esa medida extrema. Los cuestionamientos salen a la luz al evidenciarse que EPSAS es dirigida por personal puesto por criterio e interés político, con un policía en retiro como gerente de El Alto, llenando las cuotas de poder que reclamaron estos grupos.

OFICINA RESIDUAL

Precisamente, las dirigencias vecinales de la ciudad de El Alto, posteriormente aliadas al Movimiento Al Socialismo (MAS), fueron las que lograron “echar” a la empresa Aguas del Illimani, argumentando altos costos en el suministro del líquido y un supuesto incumplimiento de obras en esa urbe. Tras su salida se conformó EPSAS y la otrora administradora SAMAPA quedó como una oficina residual que este año cumplió 50 años.

Desde la oposición se culpa de no haber tomado previsiones a la ministra de Medio Ambiente y Agua, Alexandra Moreira, de quien depende la AAPS. Las críticas legislativas derivarán en una interpelación, posiblemente en la siguiente semana.

Para no quedarse atrás, el MAS ya lanzó una convocatoria a petición de informe oral contra el alcalde de la Paz, Luis Revilla, y el gobernador Félix Patzi, pues para algunos diputados oficialistas estas instancias debían hacerse cargo de la provisión de agua a la población.

Evidentemente, la Constitución Política del Estado (CPE) establece como competencia municipal el manejo de los servicios básicos según el artículo 302 numeral 40. Sin embargo, desde el Gobierno central no se ha transferido esta competencia desde 2009, año de la promulgación de la nueva Carta Fundamental.

CONTROL MUNICIPAL

El alcalde Luis Revilla informó que se llegó a un primer acuerdo con la ministra de Agua para que EPSAS pase de una vez a control municipal, incluyendo a los gobiernos del área metropolitana que incluye a la Sede de Gobierno, El Alto, Viacha, Palca, Achocalla, Pucarani, Mecapaca y Laja. La conformación de la directiva de transición se dará una vez que se supere esta emergencia que lleva una semana afectando a los vecinos de las 94 zonas paceñas.

Con aquello, el futuro de EPSAS quedaría sellado para una transferencia municipal, mientras la imagen de su actual administración cayó por los suelos, incluso dentro del propio Gobierno.

Según el viceministro de Defensa del Consumidor, Guillermo Mendoza, EPSAS debe cumplir su cronograma y regularizar o al menos abastecer de agua por las mañanas a la gente, caso contrario se impondrán mayores multas a la de 6 mil dólares que se conoció en la semana. Visor Bolivia

SENADOR GONZÁLES: “DEBEN IRSE A SUS CASAS”

El presidente del Senado, José Gonzáles, fue más explícito al deplorar la ineficiencia de EPSAS para dar solución o haber previsto esta crisis en las represas de agua. El oficialista dijo que los funcionarios de EPSAS “deben irse a sus casas” además de “pedir perdón de rodillas” a la población paceña por provocar este daño al cortar el agua más allá de sus propios cronogramas.

A contramano de los avances, la presidenta de Diputados, Gabriela Montaño, politizó el caso y retó a los periodistas a “descubrir” quién es el director de SAMAPA, dejando entrever supuestas  responsabilidades del abastecimiento en esa instancia residual que tiene una simple oficina en la calle Batallón Colorados, donde funcionaba, Aguas del Illimani.

El pasado febrero, el directorio de SAMAPA residual, presidido por Luis Revilla, se reunió para analizar los estados financieros luego de tres años de poca actividad. El gerente de esta entidad, a su vez, es Juan Carlos Agudo, según muestra su portal institucional enlazado al Gobierno central.

NEPOTISMO

En las redes sociales, finalmente, comenzaron a publicarse listas que advierten casos de nepotismo en EPSAS al identificar que padres con hijos o matrimonios cumplen funciones directivas. La militancia del MAS, familiares de exdiputados y exministros también figuran en las nóminas de la estatal, que hoy se ve envuelta en el escándalo.

El diario.


---------*---------
Scroll to Top