Extrema pobreza se lleva a los más vulnerables

  Florencia Calani Ossio, de 13 años de edad, la tercera de siete hermanos, que era estudiante de la unidad educativa “Tres Potosí” del distrito de Siglo XX, falleció la pasada semana con diagnóstico de desnutrición y otras complicaciones de salud.

La muerte de Florencia ha causado conmoción en la ciudad de Llallagua (norte de Potosí), claro que los papás y los hermanos son los más afectados, el deceso de la adolescente y su entierro de forma clandestina en un cementerio también “clandestino” da mucho que analizar la situación que atraviesan varias familias que viven en la pobreza y extrema pobreza.

Sus padres, José Calani Mamani (52) y Esperanza Ossio Carvajal (30) sobreviven en la extrema pobreza junto a sus hijos.

En las comunidades rurales de la provincia Rafael Bustillo, norte de Potosí, la pobreza predomina los escasos ingresos económicos, la mala calidad y hacinamiento de la vivienda, la falta de servicios básicos y de infraestructura y el descuido.

En efecto, la triste realidad de la familia de don José Calani no es la única, él tuvo que migrar hace cuatro años de la comunidad Machaya grande ubicado en la jurisdicción municipal de Llallagua de la provincia Rafael Bustillo, Norte de Potosí.

La pareja de esposos y los hijos hablan el idioma quechua, con el tiempo se acostumbraron a dominar poco el castellano. Viven en Llallagua y cuidan una vivienda a medio construir. La dueña de casa habilitó una habitación pequeña donde vive toda la familia, en el lugar se encuentran dos payasas gastadas en el piso y algunas frazadas para abrigarse, además de una cocina con su garrafa. Es todo lo que tiene la familia Calani.

Según don José Calani, su hija Florencia antes de morir padecía de un problema o fractura en el pie izquierdo y se encontraba postrada en cama durante más de siete días. “No comía y a falta de recursos económicos no pudimos llevarla al médico, no hay plata, yo fui al campo y cuando regresé la encontré muy mal y falleció”.

“En la comunidad Machaya Grande donde antes vivíamos, la tierra no es bien para sembrar, por eso vinimos a Llallagua para mejorar la vida. Desde que llegamos nada cambió, sigue así no más y no hay trabajo, no tenemos casa”, relató.

Los hijos de don José Calani y Esperanza Ossio tienen 15, 10, 7, 4 y 1 año de edad, Florencia tenía 13 años y falleció hace una semana atrás.

La profesora Roxana Lía Chávez manifestó que Florencia era una estudiante muy responsable en sus estudios y ayudaba a sus papás en el cuidado de sus hermanos menores. “Nunca notamos que tenía problemas de salud, pasaba clases con bastante normalidad y siempre se preocupaba por su mamá que tiene alguna discapacidad en el habla, nos da mucha pena su muerte nadie nos informó que se encontraba enferma”, dijo.

Según la Defensoría de la Niñez y Adolescencia este año se identificó a siete familias que viven en extrema pobreza en la ciudad de Llallagua.

CAMPAÑA

La Defensoría de la Niñez y Adolescencia, el Servicio Legal Integral municipal (SLIM), la Red Pío XII, Red de mujeres y otras instituciones realizan Campaña de Solidaridad, con el Objetivo de recaudar alimentos y dinero en efectivo para la familia Calani Ossio. (Erbol)

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top