Familiares afligidos por desaparición de jóvenes

Padres y hermanos portan fotografías de los jóvenes desaparecidos, claman por la pronta aparición de sus seres queridos.

Durante la mañana de ayer, varias familias se aproximaron a oficinas de la Felcc para denunciar la desaparición de sus seres queridos. Entre los desaparecidos se encuentran dos mujeres menores de edad, según relatan las mismas familias.

Con varias fotografías en la mano y entre lágrimas, muchos familiares de desaparecidos se aproximaron a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, para pedir ayuda a la Policía y dar con el paradero de sus parientes “vivos o muertos”.

CRISIS SENTIMENTAL

El joven Michael Josué Ticona Cuellar de 25 años, salió de su casa el 22 de noviembre de 2017, en la avenida José Ballivián, según cuenta la madre, el muchacho estaba enamorado de su compañera de la universidad, quien no le correspondía.

De acuerdo con la información la propia familia investigó, una amiga lo habría visto el mismo día de la desaparición a las 09:00 en Ciudad Satélite, lugar donde entregó una carta de despedida a la joven Heydi L. de quien estaba enamorado.

Al día siguiente, la madre ubicó a uno de los compañeros de nombre Ramiro, quien le dijo que tampoco lo vio y hasta la fecha no se sabe nada de él.

La madre indicó que a su hijo le gustaba ir al gimnasio, pero cuando lo vio salir de su casa, Michael le dijo que se dirigía a la UMSA, lugar donde estudiaba ingeniería. Un día antes el muchacho se puso de rodillas frente a la mamá y le rogó que le perdonara, sin embargo ella no sabía de qué hablaba.

“Ya son dos meses cumplidos, nada sé y él, no llama, yo le llamé el 24 a su amigo Ramiro de la universidad, su amigo me contó que a su novia le había entregado una carta para que le entregue a Heydi, el mismo 22 y le dijo: esta carta le entregas a la Heydi”, indicó la madre.

Según informes de los familiares, se efectuó una llamada a la supuesta pareja de Michael, pero Heydi, negó que fuera su novia, pero aseguró que durante la noche del 22 recibió una llamada de Michael de un número desconocido y no volvió a saber nada más de él.

ÚLTIMA LLAMADA

El sábado 20 salió de su casa a las 18:30, Rosario Sarmiento Álvarez, 15 años, junto con su prima de la misma edad, en la zona San Luis Pampa.

“Iban rumbo a la casa de mi cuñada y desde ahí no sabemos nada, pero no hay rastro de ellas y supuestamente tenían que ir a una discoteca de nombre Chocolate porque mi sobrina tenía un amigo que estaba de cumpleaños”, indicó la madre Soledad Álvarez.

Asimismo, los familiares realizaron varias llamadas a sus celulares e indican que los aparatos se encuentran apagados, según sus afirmaciones, durante los últimos días no hubo altercados en el interior de la familia.

“Salieron con su prima diciendo primero que tenían que cuidar a un sobrino, una vez en su casa, salieron a la discoteca que me dijeron que es por la Ceja”, relató la madre de la desaparecida.

De acuerdo con las declaraciones de la madre, la última vez que se comunicaron con Rosario y su prima fue cuando ella misma realizó una llamada telefónica desde un número desconocido.

“Hablamos con ellas fue al día siguiente de que se fue, porque mi hija le llamó a mi esposo de un número extraño y le dijo: papá dentro de una hora voy a estar”, hecho que hasta el momento no ocurre, según versión de la familia de la muchacha.

POCOS AMIGOS

El pasado sábado 13, Javier César Chávez Castillo de 29 años, se dirigió de El Alto a la Casa del Pueblo, lugar donde trabaja como electricista. Cerca de las 14:00 horas, recibió su pago semanal.

Según investigaciones de la familia, un amigo de nombre Iván se le acercó para invitarlo a “compartir” unas bebidas en Villa Salomé.

La familia indica que por informes de los “amigos” todos habrían estado bebiendo hasta el amanecer del día siguiente, sin embargo todos retornaron a sus casas, menos Javier.

Todos lo que lo acompañaron, indicaron a los familiares del desaparecido que no recuerdan nada sobre aquella noche y que tampoco recuerdan el lugar preciso donde estuvieron bebiendo.

“El tal Iván no ubica la casa o es que tal vez está ocultando algo, porque dice que no sabe bien dónde fueron. Hay muchas versiones, no había problemas en la familia, era en un domicilio y sus amigos eran tres y tampoco quieren hablar. Él estaba con su celular, y ahora está apagado, hoy se cumplen 11 días”, afirmó la esposa.

La hermana del joven indicó que varios familiares habrían buscado incluso en los ríos que se encuentran cerca de las calles de Villa Salomé sin ningún fruto.

“Pusimos la denuncia la anterior semana, nosotros de nuestra parte nos hemos movilizado, nos dijeron que puede estar secuestrado o puede estar tomando todavía”, agregó la hermana de Javier.


---------*---------
Scroll to Top