Fiscalía basó caso Alexander en diagnóstico de forenses sin registro

Los dos médicos que diagnosticaron y dieron base a la hipótesis que maneja la Fiscalía, de una supuesta violación contra el bebé Alexander el 13 de noviembre de 2014, Ángela Yarmila Mora Vera y Cristian Vargas Camacho del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), no figuraban en los registros del Colegio de Medicinal Legal Forense, según el informe que emitió la entidad en 2015.

En el caso de Mora, esta renunció a su cargo solo unas semanas después de que la Policía y la defensa de los primeros implicados cuestionaran la valoración que había realizado al bebé en el hospital Juan XXIII cuando aún estaba con vida.

Los reportes policiales de la época, señalan que Mora cometió al menos tres graves errores de fondo, incurriendo en descripciones contradictorias de las supuestas lesiones de agresión sexual, valoraciones fuera de norma y falta de toma de muestras.

En el caso de Vargas, el informe forense volvió a cometer los mismos errores que fueron detallados y reportados a la comisión de fiscales compuesta por Edwin Blanco y Susana Boyan.

En mayo de 2015, el Colegio Médico de La Paz hizo conocer que el informe ampliado, luego de la necropsia y la valoración de realizada por una junta médica de peritos del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF),

En el informe ampliado, luego del análisis de las muestras biológicas y el detalle fotográfico de la autopsia se descarta que las lesiones que se identificaron en la región anal del menor, no correspondan a las de una agresión sexual.

Dentro del caso por la supuesta violación del bebé de ocho meses, Alexander, en noviembre de 2014, en su momento, se investigó a más de 20 personas entre personal médico, cuidadoras y choferes de ambulancia.

De todos, solo se procedió a acusar o someter a juicio abreviado a seis, tres médicos (una mujer), la cuidadora del bebé y dos enfermeras.

A juicio oral, solo llegaron, el médico del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), Jhiery Fernández, la enfermera del Hogar Virgen de Fátima, Lola Rodríguez y la médico residente del Hospital del Niño, Sandra Madeni.

Pese a que la defensa de los acusados, presentó los informes genéticos, se reveló las irregularidades de los informes de Mora y Vargas, la Fiscalía, el Ministerio de Justicia y el Sedeges, continuaron promoviendo la acusación, señalando al médico Fernández como sindicado de la supuesta violación.

El pasado lunes, el Tribunal Décimo de Sentencia, presidido por Patricia Pacajes, en una audiencia de casi 16 horas, desarrolló a la audiencia conclusiva, escuchando los alegatos finales y cerca de las 04:30 de la mañana del martes, dicto la parte resolutiva de la sentencia, dictando 20 años de prisión en contra del médico Fernández y dos años para Rodríguez y Madeni.

Hoy lunes, desde las 09.00 el Tribunal procederá a la lectura completa de la sentencia, en la que debe fundamentar qué tipo de valoración se dio a las pruebas de inocencia que se presentaron, según adelantaron Suleika Lanza y Cristian Alanes, abogados de los acusados.

Los abogados sostienen que Pacajes y los jueces técnicos, Gladis Guerrero y Roberto Mérida, fueron presionados por el Ministerio de Justicia y dictaron una sentencia sin pruebas, por lo que presentarán una apelación coordinada.

Entre la pruebas presentadas en juicio, están cuatro análisis comparativos de ADN (código genético) realizados a los cuatro de los varones implicados donde se corrobora que Fernández no tuvo contacto con el menor, además del testimonio de varios testigos que señalan que él se encontraba en otros lugar en la hora que especulan se cometió la violación.


---------*---------
Scroll to Top