Internista niega lesiones de violación en bebé Alexander

Sandra Madeni (derecha) denunció abusos por parte de la fiscal del caso, Susana Boyán.

La médico internista del Hospital del Niño, Sandra Madeni, sentenciada a dos años de cárcel por el homicidio culposo del bebé de ocho meses, Alexander, en 2014, denunció ayer una serie de abusos cometidos por la fiscal Susana Boyán y miembros del Tribunal Décimo de Sentencia, además de afirmar que en su criterio profesional, se probó en juicio que las lesiones que presentaba el menor en la región anal no correspondían a un vejamen sexual.

En conferencia de prensa en oficinas de su abogada, ayer, Madeni salió por primera vez a decir su verdad y negar que haya aceptado la sentencia y anunció que apelará la misma hasta instancias internacionales.

Cerca de las cuatro de la mañana del 27 de febrero, el Tribunal compuesto por los jueces Patricia Pacajes, Gladis Guerrero y Robertó Mérida dictaron sentencia condenatoria de 20 años contra el médico del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) Jhiery Fernández, principal sindicado del vejamen.

Junto a él, también se sentenció a la enfermera del Hogar Virgen de Fátima (hoy Niño Jesús) Lola Rodríguez, y a la internista Madeni, a dos años de cárcel por los delitos de incumplimiento de deberes y homicidio culposo. Todos ellos cumplían turno en sus instituciones el 13 de noviembre de 2014.

Entre los abusos cometidos a lo largo de estos más de tres años, desde el momento de su aprehensión, hasta la sentencia, Madeni reveló que el Tribunal Décimo a pedido de la Fiscalía, el Ministerio de Justicia, el Sedeges y la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia de la Alcaldía de La Paz, puso constantes trabas a la conclusión de sus estudios y designaciones del Ministerio de Salud.

Por otro lado, sumadas a las varias denuncias contra la fiscal Susana Boyán y su accionar durante el juicio, Madeni también reveló que la representante del Ministerio Público la amenazara con un proceso por “mala madre”, debido a las complicaciones que sufrio durante su embarazo que se desarrolló durante el juicio.

“No han considerado mi embarazo, eso ha provocado que tenga complicaciones. En una de esas audiencias (abril de 2017), que han decretado horario continuo, saliendo yo he tenido que internarme en el seguro con amenaza de parto prematura. Al final mi hijito nació prematuro, se internó en terapia intensiva, estaba muy delicado, he vivido muy mal, sin consideración del Tribunal, todo para que luego la fiscal (Boyán) indique era mala madre, que se me debía iniciar otro proceso por no haber cuidado de mi hijo, dice ella, cuando todo ha sido a causa de todo el estrés de estee juicio que hemos llevado por tanto tiempo”, relató Madeni, aguantando el llanto.

La médico asegura que tanto el accionar de los jueces, los acusadores particulares y todo lo dicho por Boyán durante el juicio está plasmado en las actas y las grabaciones del mismo.

En cuanto a los aspectos jurídicos, Suleika Lanza, abogada de Madeni, señaló que el Tribunal incurrió en varias faltas, desde detalles simples como equivocar fechas, número de resoluciones a faltas más graves como colocar datos de otras personas en el texto de sentencia, revelando que los miembros del Tribunal copiaron y pegaron de borradores otras sentencias.


---------*---------
Scroll to Top