Jaguar en peligro por tráfico de colmillos

El jaguar en Bolivia está en peligro extinción como consecuencia de la cacería y el contrabando del colmillo de este especie, a través de redes de tráfico. Estas actividades ilegales son fomentadas por ciudadanos chinos, según una denuncia de una bióloga y especialista en conservación y manejo de vida silvestre.

El jaguar es el felino más grande del continente americano y alguna vez dominó los bosques que se extienden desde el sur de Estados Unidos hasta Argentina. Este animal ha perdido gran parte de su hábitat debido a la agricultura y la tala de árboles.

También es víctima de quienes lo matan para proteger su ganado o de la caza ilegal, un problema que en Bolivia ha crecido exponencialmente desde 2014 debido al auge del mercado chino de colmillos de jaguar.

Una publicación de Verónica Smink en BBC Mundo, Cono Sur, sostiene que, los crecientes vínculos comerciales entre Bolivia y China llevaron al ingreso al país de un gran número de ciudadanos chinos que fomentan la caza ilegal del jaguar y crean redes de tráfico ilegal.

La denuncia fue recogida por la revista National Geographic, que en su edición de diciembre publicó un artículo sobre el tema. Allí, el medio afirma que “en China los colmillos de jaguar seguramente se están usando como sustituto de colmillos de tigre, que son usados en forma de collar como un símbolo de status o bajo la creencia de que protegen a quien lo usa del mal”.

140 EJEMPLARES MUERTOS

La publicación sostiene que el problema es notorio en el norte del departamento de La Paz, donde se encuentra una de las áreas naturales protegidas más grandes del país, el Parque Nacional Madidi.

Pero ¿cómo saben ella y los otros ambientalistas que denuncian el problema que ciudadanos chinos están detrás de la caza ilegal? Las evidencias son varias.

Por un lado están los 16 envíos de colmillos de jaguar —con un total de cerca de 300 piezas— que fueron decomisados por el correo boliviano y las autoridades del país desde 2014.

“Todos esos envíos tenían como destino China. Y 14 de ellos fueron enviados por ciudadanos chinos que trabajan en Bolivia”, dijo la bióloga.

Además están los juicios a dos ciudadanos chinos acusados de tráfico ilegal de partes de jaguar. Uno de ellos ya recibió una condena de tres años, lo cual lo exime de ir a prisión. El otro aguarda su veredicto.

Otra prueba son los anuncios de radio en estaciones locales en el norte del país en los que se ofrece entre 150 y 200 dólares por los colmillos.

Las autoridades rastrearon los números de teléfono mencionados en los anuncios y comprobaron que se trataba de ciudadanos chinos.

PREOCUPACIÓN

Los ambientalistas y amantes del jaguar expresaron alarma por esta nueva amenaza. Si bien los 140 jaguares muertos representan una fracción pequeña de los 4.000 a 7.000 ejemplares que se estima habitan en el país, lo cierto es que esa cifra es conservadora.

Se sabe que por cada envío decomisado hay otro u otros que lograron llegar al destino exitosamente.

La bióloga cree que la cifra real podría duplicar ese estimado. Y considera que el tráfico ilegal chino de colmillos y garras de jaguar se ha convertido en la amenaza número uno que enfrenta ese animal.

“Ahora los ganaderos, que ya de por sí usaban la excusa de proteger a su ganado, tienen un incentivo económico extra para matarlos”, señaló.

Pero ¿qué está haciendo el Estado para frenar el problema?

Después de todo la caza de animales silvestres está prohibida en Bolivia desde 1997.

DELICADO

Hasta ahora la Dgbap ha colaborado con la justicia para investigar los casos individuales, pero no se ha pronunciado públicamente sobre la existencia de una red de tráfico ilegal de origen chino, tal como denuncian los ambientalistas.

BBC Mundo intentó hablar con funcionarios de esa cartera, pero según una vocera, no pueden dan información sin la autorización del Ministerio.

Lo cierto es que se trata de un tema extremadamente delicado y algunos creen que el Gobierno boliviano busca evitar que el asunto provoque un roce diplomático con China.

CONSERVACIÓN VS AMBICIÓN

Entidades ambientalistas que trabajan en pro de la protección del Parque Nacional Madidi con proyectos de ecoturismo reafirman el tesoro que se reguarda porque existe una diversidad extraordinaria de especies animales. Por ejemplo, se han registrado 2.000 que representan el 66 % de los vertebrados de Bolivia y 3,7 % del mundo.

De ahí se deduce la ambición de negociantes extranjeros en cuyos países prácticamente depredaron de naturaleza por negocios y creencias que no tienen base científica.

Estas supersticiones han ocasionado la extinción total de los tigres en la China y han colocado a esta especie, en peligro de extinción en el mundo.

No solamente los tigres están amenazados por el tráfico de vida silvestre para Asia, sino otras especies como el rinoceronte cuya demanda por su cuerno ha incrementado dramáticamente hasta el punto de lograr la extinción de una subespecie.

Varios reportes de prensa internacionales tomados en cuenta por defensores del medio ambiente, dan cuenta que el campo de acción de estos delincuentes internacionales se fue ampliando de manera peligrosa y en el año 2000 llegó hasta países como Ecuador, Colombia y Brasil.

Según estudiosos del tema, a Bolivia ingresaron desde el 2010, casualmente con la contratación de empresas chinas que ganaron licitaciones o fueron invitadas directamente para realizar proyectos públicos en el norte del país.

EL FELINO MÁS GRANDE DE AMÉRICA

El jaguar (Panthera onca) es el felino más grande de América y el tercero de mayor tamaño en el mundo. Su hábitat preferido se encuentra en zonas de bosques y sabanas tropicales, por debajo de los 2.000 metros de altura. Se alimenta sobre todo de mamíferos grandes y medianos, su rol como predador dentro de la cadena alimenticia ayuda a regular las poblaciones de las especies de las cuales se alimenta y a mantener el vigor de las mismas, eliminando ejemplares viejos y enfermos y evitando la diseminación de enfermedades.

Según las investigaciones realizadas, los jaguares que habitan los bosques amazónicos tienen una mayor actividad durante el día, frecuentando las orillas de los ríos y otros depósitos de agua dulce; si bien en la noche su actividad disminuye también permanecen activos en estas horas.

Estimaciones de los movimientos del jaguar entre estaciones de trampas cámara dan como resultado recorridos de hasta 13,71 km. de distancia.

En Bolivia la distribución del jaguar abarca varios tipos de bosque en las tierras bajas, desde el bosque Chaqueño al sur, hasta el bosque Amazónico en el norte del país. Sin embargo, en los últimos 50 años el área de distribución histórica del jaguar se ha visto disminuida en más del 30 % debido a la pérdida y fragmentación de hábitat causada principalmente por la expansión de la frontera agrícola. Otras amenazas que enfrenta esta especie son la cacería directa de ejemplares, derivado del conflicto por depredación del ganado, comercio de pieles y tráfico de colmillos y la cacería de presas naturales del jaguar.


---------*---------
Scroll to Top