Madres mueren por falta de ambulancias, caminos y agua

   ANF.- La mortalidad materna en el área rural de Bolivia sigue siendo la más alta, solo 31% de las muertes se registra en las capitales de departamento y en El Alto, el resto, es decir, el 69% corresponde a áreas consideradas rurales o periurbanas.

“En general el número de muertes en áreas urbanas es mucho menor, nuestras mujeres se mueren en el campo, tienen rostro indígena casi en su totalidad”, dijo Marco Paz, investigador del Observatorio de Mortalidad Materna del Cides-Umsa, quien aseguró que ese indicador nacional encubre múltiples situaciones de desigualdad, exclusión y discriminación que vulneran los derechos de las mujeres de áreas rurales.

Diversos factores provocan que las mujeres sigan muriendo en el área rural del país, principalmente por causas controlables como la hemorragia o la hipertensión. También juegan contra la vida de las mujeres la falta de hospitales, de insumos necesarios para la atención, de agua y servicios básicos en centros de salud, de redes de referencias, de caminos carreteros y ambulancias que permitan el traslado oportuno de las mujeres a centros de salud. Eso al margen del aspecto cultural que a veces frena la llegada de la gestante al centro de salud.

Esta problemática se ve reflejada en las cifras que revelan que del 100% de fallecimientos; el 42% ocurrió en domicilios, el 37% en establecimientos de salud, el 17% en el traslado. Para 2011, los departamentos de La Paz, Potosí y Cochabamba presentaron la mayor cantidad de muerte materna en Bolivia, estando éstas por encima del promedio nacional, 160 por cada cien mil nacidos vivos.

La siguiente historia, recogida en el estudio nacional de mortalidad materna 2011 habla de las carencias a las que se enfrenta una mujer en el área rural de Potosí: “Mi esposa falleció 3 semanas antes de la festividad de Todos Santos del año 2011, después de estar cuatro días con dolor de estómago. Ella estaba embarazada de nueve meses. A los tres días del dolor llegó el enfermero y nos comunicó que debía ser llevada al hospital. Nos pidió sacarla hasta el camino y él se adelantaría para llamar a la ambulancia, pero el papá de mi esposa se opuso, diciendo que su hija no iría a morir a otro lado y que ahí nomás la salvarían. Al cuarto día nació el bebé muerto y como quince minutos después murió mi esposa después de sangrado abundante”.

En Potosí, el 46% de las muertes se produjo por hemorragias, como la primera causa y la primera también a nivel nacional. La mitad de las muertes han sido acontecidas en el domicilio y un 24% en el traslado, siendo ésta una de las cifras más altas del país, pese a que Potosí cuenta con 535 establecimientos de salud, la falta de acceso carretero, la inaccesibilidad geográfica, la no adecuación cultural de los servicios, son los causantes de esa cifra.

La responsable del Área de Salud Sexual Reproductiva del Ministerio de Salud, Mariana Ramírez, explicó que “cuando analizamos hemorragia materna como principal causa de muerte y como principal lugar de muerte el domicilio, pensamos que la articulación del sistema de salud es una de nuestras grandes debilidades”, admitió.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top