Morales no desecha anular democracia de mayorías

El presidente Evo Morales no desestimó la posibilidad de que a futuro se pueda anular el actual esquema de democracia, basado en el sistema de mayoría y minorías, y reemplazar por una democracia comunal para la toma de decisiones por consenso y sin tomar en cuenta la postura de las minorías. En suma, suprimir las elecciones generales vigentes.

“No sé si en el futuro vamos a acabar con la democracia occidental de mayorías y minorías. Yo vengo del movimiento indígena originaria y allí he visto cómo se aprobaba en reuniones, concentraciones, del ayllu, de la comunidad, que no haya votación, porque en votación ya hay mayorías y minorías”, manifestó durante un acto público en la ciudad de Potosí.

El Capítulo tercero referido al Sistema de Gobierno de la Constitución Política del Estado, establece:

ARTÍCULO 11.

I. La República de Bolivia adopta para su gobierno la forma democrática participativa, representativa y comunitaria, con equivalencia de condiciones entre hombres y mujeres.

II. La democracia se ejerce de las siguientes formas, que serán desarrolladas por la ley:

1. Directa y participativa, por medio del referendo, la iniciativa legislativa ciudadana, la revocatoria de mandato, la asamblea, el cabildo y la consulta previa. Las asambleas y cabildos tendrán carácter deliberativo conforme a Ley.

2. Representativa, por medio de la elección de representantes por voto universal, directo y secreto, conforme a Ley.

3. Comunitaria, por medio de la elección, designación o nominación de autoridades y representantes por normas y procedimientos propios de las naciones y pueblos indígena originario campesinos, entre otros, conforme a ley.

RECUERDA A BANZER

Morales formuló aquellos comentarios al recordar que un día como ayer, 9 de noviembre de 1974, el expresidente de facto Hugo Banzer promulgó el Decreto Ley 11947, estableciendo la duración de la dictadura hasta 1980, violando la Constitución y descabezando la dirigencia sindical.

Indicó que eso era dictadura y a eso se llama régimen porque estaban prohibidos los paros y las huelgas, ordenando al mismo tiempo un “receso sindical que finalmente fue un deceso sindical”.

Afirmó que hoy los herederos y pichones de las dictaduras, aliados con los gobiernos neoliberales, no solamente de la ADN, el MNR que aplicó una ley marcial y dejó en dos semanas más de 200 muertos y 500 heridos, “ahora, nos acusan de régimen”.

Señaló que en los años del noeliberalismo, esos herederos ganaban con 20 y 30% y gobernaban el país bajo un sistema de democracia pactada.

Para el Presidente, esos políticos no tienen moral para defender la democracia, “qué moral tienen para acusarnos de dictadura. Todavía tenemos diferencias en temas de la democracia. Esto de mayoría y minoría es una democracia occidental, porque cuando hay mayorías y minorías, los que pierden siempre quedan resentidos, aunque la mayoría tenga razón”.

Sin embargo, admitió que falta mucho para llegar a la democracia comunal que aprueba por consenso o por unanimidad, pero “cuando ya estamos con 50 a 60% hemos dado pasos importantes”, manifestó.

Recordó, además, que en el sindicato existe votación, porque el sindicalismo también es importado. “Esa democracia sindical es del occidente”, sentenció a tiempo de invitar a una reflexión permanente sobre estos temas con motivo de una efeméride cívica.

El Jefe de Estado permanece actualmente en la ciudad de Potosí, entregando obras en actos públicos, donde fustiga a los opositores, a la embajada de EEUU y a sus excolaboradores como su exvocero Alex Contreras, a quien acusó de infidente desde Palacio de Gobierno, cuando desempeñaban funciones durante la primera etapa de su gobierno.

“Saben hermanos y hermanas, algunos no son tan honestos y por eso yo le doy la razón al pueblo boliviano cuando me dice que (algunos) que me acompañan, me acompañan mal y quiero decirles (que quien) estaba sacando información (de Palacio) era el vocero Alex Contreras”, sostuvo.

En 2014, cuando fue la primera vez que Morales hizo la misma afirmación, Contreras respondió que la “ignorancia es atrevida” y por esa razón el Jefe de Estado realizaba esas acusaciones que “no tienen ningún sentido”.

Los actuales gestos de Morales en favor de Potosí tratan de eliminar la indignación que causó a los potosinos cuando, hace unos años, en masa vinieron a La Paz para hablar con él sobre sus demandas, pero no los recibió, a pesar de que esperaron una semana para que ello ocurra. Entonces, se fueron muy resentidos con el desprecio que les infirió Morales.


---------*---------
Scroll to Top