OIT cumple primer centenario y anuncia planes para Mypes

En 2019, la Organización Internacional del Trabajo con sede en Ginebra, Suiza, cumplirá 100 años de existencia. Uno de los retos en Bolivia es el desarrollo de los pequeños emprendimientos productivos.

El coordinador de la organización internacional dependiente de Naciones Unidas en el país, Rodrigo Mogrovejo, dijo que el nuevo paradigma que se ha planteado es el trabajo digno que implica mejorar el trato laboral, más inversiones en capital humano y la sostenibilidad de las empresas.

“Una empresa sostenible podrá ofrecer trabajos sostenibles”, manifestó en una entrevista concedida a El Diario la semana pasada en ocasión de reuniones sostenidas con autoridades del Ministerio de Desarrollo Productivo con quienes evaluó las metodologías que propone la OIT para alcanzar mejoras continuas en los procesos productivos.

Según dijo en las reuniones participó el equipo del viceministro de Microempresas, Saturnino Ramos, quien viene del sector productivo que mueve más del 80 por ciento del empleo en el sector privado, pero en condiciones de sobreviviencia.

Mogrovejo sostuvo que para alcanzar los fines que persigue la OIT se pretende formular un plan piloto que involucre un círculo virtuoso que permita –a su vez– elevar la productividad con mejores condiciones laborales de forma que el empleo haga posible obreros motivados para las diversas rutinas que consideran los procesos productivos. Asimismo, sostuvo que la seguridad social, tanto de corto como de largo plazo y ante todo el respeto a los derechos laborales, son los fundamentos del nuevo paradigma.

“Por ejemplo, debe ser posible que las trabajadoras puedan llevar a sus hijos a sus fuentes laborales, eso tiene efectos muy importantes para lograr un mejor desempeño”, sostuvo. Las empresas que facilitan servicios de guardería a sus trabajadoras, pueden obtener mejores resultados creando además un mejor clima laboral.

Explicó que en la normativa internacional, la OIT ha priorizado la prohibición del trabajo infantil, de igual manera la discriminación de los obreros por razones de credo, raza, género, libertad sindical y gremial y la necesidad de que algunos trabajadores puedan negociar contratos colectivos con los respectivos entes patronales.

MYPES

Mogrovejo al explicar los alcances del plan piloto que impulsa la OIT en Bolivia con la articulación de organizaciones públicas, laborales y privadas, admitió que las denominadas Micro y pequeñas empresas (Mypes) generan empleos precarios generalmente inestables, porque en ciertos momentos legalizan sus actividades, pero luego vuelven a caer en la informalidad. “Muchas de ellasreciben pedidos entonces se formalizan, pero al concluir los contratos, retornan a su situación inicial”, enfatizó.

Pese a este escenario productivo que se advierte en Bolivia y también en otros países, indicó que los trabajadores bolivianos son altamente productivos cuando migran a las naciones vecinas o a otros continentes. Pero extrañamente esa capacidad no se pone de manifiesto en Bolivia donde la productividad es muy baja, lo que eleva los costos por unidad producida.

Es en ese sentido que el funcionario destacó el aporte del desarrollo de tecnologías, denominadas blandas, que tienen por objeto desarrollar el talento humano en complementariedad con las tecnologías duras que se refieren a la concurrencia de equipos y maquinarias para procesar insumos o materias primas.

Explicó que en estas tecnologías se debe tomar en cuenta otras variables como la producción limpia medioambientalmente amigable con la naturaleza y también las posibilidades de articulación de los diversos actores que hacen a los procesos productivos como el Estado, trabajadores y empresarios.


---------*---------
Scroll to Top