Oposición: Gobierno politizó conflicto por campo Incahuasi

LAS PROTESTAS CONTINÚAN EN SUCRE Y TODO EL DEPARTAMENTO DE CHUQUISACA POR EL CAMPO INCAHUASI.

El conflicto entre Chuquisaca y Santa Cruz por las regalías del campo gasífero de Incahuasi, es un cálculo político que adoptó el Gobierno para definir en qué región puede obtener más votos, además que es una medida de distracción para dejar de lado el debate de la repostulación de Evo Morales en las próximas elecciones generales, coincidieron varios legisladores de la oposición.

El senador de Unidad Demócrata (UD) Óscar Ortiz manifestó que el Gobierno cumplió con uno de sus objetivos contra Santa Cruz, que es promover la asfixia económica debido a la paralización del pago de las regalías de Incahuasi a esta región que se dio en la pasada gestión. Esa es la factura que pagó su departamento porque uno de cada tres cruceños está en contra de la repostulación de Evo Morales.

Esta misma postura fue adoptada por el diputado de UD, Tomás Monasterios, quien indicó que el Estado tiene la intencionalidad de enfrentar a dos departamentos, además de acelerar la persecución a los opositores, como es el caso del alcalde de Cochabamba, José María Leyes, que fue procesado por la adjudicación irregular de mochilas escolares.

ANÁLISIS

Por su parte, el abogado constitucionalista William Bascopé hizo un análisis general del tema y las acciones distractivas que implementa el Gobierno central. Afirmó que el Gobierno tuvo que sacrificar a una región que cuenta menos población, aseguró que no es conveniente que batalle con Santa Cruz.

“Nos tienen entretenidos con este tema, lo mismo hicieron con el Código de Sistema Penal (abrogado después de un mes de su promulgación) y con otros temas. Luego vamos a estar viendo como Evo Morales es incorporado en las papeleteas de las elecciones de 2019, vulnerando los resultados del Referéndum Constitucional”, dijo el jurista.

AGRESIONES

A la vez señaló que se está usando como un tema de racismo la represión del que fue objeto el gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu, y el alcalde de Sucre, Iván Arciénega, quienes fueron abucheados por la población que se encontraba movilizada y ayer, el Cabildo, exigió la renuncia de ambos y de los asambleístas que no defendieron los intereses de su región.

“Se están aprovechando del tema, la gente reaccionó por la falta de acción de las autoridades de la Gobernación y de la Alcaldía y no porque sea un indígena (…) la gente está cuestionando a sus diputados y senadores y otras autoridades”, puntualizó.

Durante la Asamblea de instituciones en la ciudad de Sucre que se realizó el pasado jueves, donde se definió rechazar la propuesta del Gobierno, esteban Urquizu e Iván Arciénega fueron abucheados, pero la peor parte se la llevó Urquizu, quien tuvo que escapar de la turba a bordo de una motocicleta.

VOTO CASTIGO

A la vez advirtió que las decisiones que tomen los chuquisaqueños en el cabildo traerán graves consecuencias para Evo Morales en los comicios electorales, aseguró que habrá un voto castigo para el partido oficialista. Tema que también fue anunciado por dirigentes cívicos y representantes de organizaciones indígenas de esa región.

El diputado oficialista del Chaco, Basilio Velásquez también dijo que el 80 por ciento de la población, que apoyó al Gobierno oficialista en las elecciones pasadas, están en contra de las acciones que está tomando en contra de esa región.


---------*---------
Scroll to Top