Producto peruano ingresa al país de forma legal e ilegal

 

El contrabando y la competencia desleal afectan a las empresas legalmente establecidas en el país y atentan a la salud de la población, ya que ingresan alimentos sin registro sanitario del Servicio Nacional Agropecuario e Inocuidad Alimentaria (Senasag) al mercado boliviano, provenientes de países vecinos, de forma ilegal, mientras el autorizado cumple con las normas.

Los empresarios constantemente exigen que la Aduana así como el Senasag verifiquen el ingreso de alimentos al país, puesto que a las empresas importadoras, legalmente establecidas, se les exige el cumplimiento de requisitos para que este tipo de mercadería pueda ser internada.

Por ejemplo, el producto Crismelos de origen peruano ingresa al mercado nacional a través de la empresa Reyes Pericón, cumpliendo con los requisitos exigidos por el Senasag, y con la autorización de la entidad estatal, así como el pago de impuestos de ley.

Sin embargo, la empresa es afectada por el ingreso del mismo producto al mercado nacional, que se expende sin el control sanitario del Senasag, y no cumple con los requisitos exigidos por la entidad encargada de verificar la inocuidad del artículo. Y el mismo se expende sin ningún control, y no paga los impuestos correspondientes.

El contrabando no tiene el problema de la empresa legalmente establecida, ya que no tiene que lidiar con la burocracia, que implica un aumento de sus costos de operación. El producto Crismelos es una muestra de lo que pasa a las muchas empresas nacionales.

La semana pasada se realizó el foro El Negocio de la Muerte: comercio informal de medicamentos en Bolivia, organizado por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), y en el mismo los participantes indicaron que la inversión puede llegar al país, pero requiere que se le garantice que no ingresará medicamentos de contrabando.


---------*---------
Scroll to Top