Responsabilidad Social Empresarial

    La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) también llamada Responsabilidad Social Empresarial (RSE) o inversión socialmente responsable, se define como la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido. El sistema de evaluación de desempeño conjunto de la organización en estas áreas es conocido como el triple resultado.

La responsabilidad social corporativa va más allá del cumplimiento de las leyes y las normas, dando por supuesto su respeto y su estricto cumplimiento. En este sentido, la legislación laboral y las normativas relacionadas con el medioambiente son el punto de partida con la responsabilidad ambiental. El cumplimiento de estas normativas básicas no se corresponde con la responsabilidad social, sino con las obligaciones que cualquier empresa debe cumplir simplemente por el hecho de realizar su actividad. Sería difícilmente comprensible que una empresa alegara actividades de RSE, si no ha cumplido o no cumple con la legislación de referencia para su actividad.

Bajo este concepto de administración y de gestión se engloban un conjunto de prácticas, estrategias y sistemas de gestión empresariales que persiguen un nuevo equilibrio entre las dimensiones económica, social y ambiental. Los antecedentes de la RSE se remontan al siglo XIX, en el marco del cooperativismo y el asociacionismo que buscaban conciliar eficacia empresarial con principios sociales de democracia, autoayuda, apoyo a la comunidad y justicia distributiva. Sus máximos exponentes en la actualidad son las empresas de economía social, por definición empresas socialmente responsables. (Tomas, 2003, red).

El concepto de responsabilidad social empresarial tiene diversas acepciones, dependiendo de quién lo utilice. Las más holísticas y progresistas hacen referencia a que una empresa es socialmente responsable, cuando en su proceso de toma de decisiones valora el impacto de sus acciones en las comunidades, en los trabajadores y en el medioambiente e incorpora efectivamente sus intereses en sus procesos y resultados.

APOYO A LAS EMPRESAS

RSE apoya a las empresas bolivianas a ser protagonistas fundamentales en el desarrollo de nuestra sociedad adquiriendo un compromiso social, ético y medioambiental al mismo tiempo que, desarrolla un importante “capital social”.

Este trabajo permite realizar una observación y análisis detallado de una organización; en su desarrollo describe la situación inicial y documenta los puntos conflictivos y percepciones externas e internas que pueden ser fuente de conflicto.

Los expertos analizan el material recabado e identifican los puntos clave hacia los que se deben dirigir las definiciones, a fin de presentar un informe de las posibles estrategias a seguir para corregir y mitigar los conflictos.

CÓDIGO DE CONDUCTA

Con esta finalidad de trabaja en una organización, donde desarrolla un Código de Conducta en el que se expone una serie de principios, valores y líneas de acción que una institución se compromete a seguir, referente a sus relaciones con los trabajadores, la sociedad y el medioambiente.

PROGRAMAS DE RSE

Una organización requiere de un programa de RSE para desarrollar planes de acción que respondan a las necesidades de su organización el cual incorpora recomendaciones para implementar un plan de trabajo de forma sustentable y herramientas necesarias para dar inicio y continuidad a las distintas actividades y su posterior monitoreo, y evaluación de resultados.

PRINCIPIOS DEL PACTO GLOBAL

Con esta intención se promueven procesos de colaboración con las organizaciones para elaborar un informe que cumpla con los diez principios del Pacto Global de la ONU, integrándolo a sus estrategias y operaciones, de esta manera una organización asume voluntariamente el compromiso de implantar estos principios en sus actividades cotidianas y rendir cuentas a la sociedad de forma transparente.

CLIMA LABORAL

Este trabajo permite realizar un estudio del clima laboral de una organización, para de esta manera, medir el nivel de satisfacción y por tanto la productividad de su organización analizando escalas de evaluación orientadas a sus objetivos institucionales.

SOSTENIBILIDAD

Plantea un sistema de asesoramiento y guía para las organizaciones durante el proceso de definición y construcción de su Memoria de Sostenibilidad, distinguiendo políticas generales (expresan los comportamientos que pueden expresarse por parte de cualquier partícipe de la organización) y políticas de servicios (expresar la calidad del comportamiento que la organización requiere de su personal manteniendo niveles mínimos de calidad en el servicio).

PROTECCIÓN DE LA NIÑEZ

Es un área que apoya a la protección de la niñez, midiendo el trabajo de menores de 14 años en cualquier actividad o área, así también con el control de los proveedores y servicios terciarizados respecto al trabajo infantil, valorizando, las iniciativas productivas de la organización para eliminarlo, apostando por una niñez protegida.

TRABAJO FORZOSO

Con este servicio también se ayuda a una organización a establecer parámetros que indiquen que realiza actividades “Libre de Trabajo Forzoso” y de esta manera asegura que sus servicios brindados, no sufren de trabajo forzoso por parte de su personal, valorizando las iniciativas preactivas que su organización toma para luchar en contra del trabajo forzado.

LIBRE DE DISCRIMINACIÓN

El servicio también ayuda a medir la ausencia de todo tipo de discriminación en su organización (género, discapacidad, edad, creencias o religión, origen étnico) en el reclutamiento, selección, remuneración y trato del personal verificando si su organización toma mecanismos efectivos para la eliminación de todo tipo de discriminación.

DISTINTIVO DE RSE

El trabajo también permite dar fe de que una organización ha adoptado una política de responsabilidad social a través de la cual se incrementan acciones orientadas a reafirmar su compromiso como empresa socialmente responsable participando activamente en el desarrollo de programas para todos los grupos de interés, mediante una evaluación de su programa de RSE.

SU HISTORIA

En el siglo XIX, algunos empresarios industriales en Europa y en los EEUU se preocuparon por la vivienda, el bienestar y la caridad de sus empleados. Por otro lado, aparecen agrupaciones que consideraban poco ético lucrarse con productos perjudiciales para la sociedad, como venta de tabaco, alcohol, entre otros y aparecen también movimientos contrarios a esas agrupaciones.

En el siglo XX, con el desarrollo del Estado de Bienestar, el sentimiento filantrópico se volcó en relaciones formales integrales dentro de las instituciones; cuando hasta entonces el único objetivo empresarial había sido aumentar la productividad y los beneficios económicos.

Aunque la expresión RSE surge entre los 50-60 en EEUU, no llega a desarrollarse en Europa hasta los 90, cuando la Comisión Europea utilizó el concepto para implicar a los empresarios en una estrategia de empleo que generase mayor cohesión social, puesto que en la sociedad europea había cada vez más problemas en torno al desempleo de larga duración y la exclusión social que eso suponía. Más tarde, en 1999, el secretario general de la ONU durante el Foro Económico Mundial de Davos, pidió al mercado mundial que se adoptasen valores con rostro humano.

Lo cierto es que desde los años noventa, este concepto ha ido cobrando fuerza y evolucionado constantemente, tras la llegada de la globalización, el aceleramiento de la actividad económica, la conciencia ecológica y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Hay ciertos organismos de carácter internacional que se encargan de delimitar, en lo posible, el concepto teórico de la RSC, cuyas directrices sirven como orientación para las empresas que se deciden a transitar por este camino.

Existen otras entidades e iniciativas nacionales con una especialización en el tema de la RSC, que están contribuyendo de forma determinante a la creación y difusión de una cultura responsable, entre las organizaciones que forman el tejido empresarial de cada país.

Como documento decisivo acerca de la RSC en Europa, destaca el llamado libro verde europeo sobre esta. El artículo 116,17 de la ley francesa sobre nueva reglamentación económica del 2001, incluso impone la obligación jurídica a las empresas, de informar acerca de sus acciones de índole social.

En 1999 y como iniciativa de Kofi Annan (entonces secretario de las Naciones Unidas), se lanzaron una serie de iniciativas las cuales identificaron lineamientos o principios que debían ser considerados por las empresas, para contribuir al desarrollo de la sociedad, comunidades y los mercados.

PRINCIPIOS

Las medidas establecidas en esta iniciativa involucran temas de derechos humanos, laborales, del cuidado al medio ambiente así como medidas anti-corrupción, temas que abarcan los “Diez Principios” con que cuenta el Pacto Mundial.

Si bien las empresas no se encuentran obligadas de forma jurídica alguna a la implementación y seguimiento de dichos principios, son lineamientos aspiracionales que dentro de su gestión, operaciones u estrategias, deben de tomar en cuenta para actuar y cumplir dentro de un marco de Responsabilidad Social Empresarial establecido a nivel mundial.

RESPONSABILIDADES ÉTICAS

- Servir a la sociedad con productos útiles y en condiciones justas.

- Crear riqueza de la manera más eficaz posible.

- Respetar los derechos humanos con unas condiciones de trabajo dignas que favorezcan la seguridad y salud laboral y el desarrollo humano y profesional de los trabajadores.

- Procurar la continuidad de la empresa y, si es posible, lograr un crecimiento razonable.

- Respetar el medio ambiente, evitando en lo posible cualquier tipo de contaminación, minimizando la generación de residuos y racionalizando el uso de los recursos naturales y energéticos.

- Cumplir con rigor las leyes, reglamentos, normas y costumbres, respetando los legítimos contratos y compromisos adquiridos.

- Procurar la distribución equitativa de la riqueza generada.5

- Seguimiento del cumplimiento de la legislación por parte de la empresa.

- Mantenimiento de la ética empresarial y lucha contra la corrupción.

- Supervisión de las condiciones laborales y de salud de los/as trabajadores.

- Seguimiento de la gestión de los recursos y los residuos.

- Revisión de la eficiencia energética de la empresa.

- Correcto uso del agua.

- Evaluación de riesgos ambientales y sociales.

- Supervisión de la adecuación de la cadena de suministro.

- Diseño e implementación de estrategias de asociación y colaboración de la empresa.

- Implicar a los consumidores, comunidades locales y resto de la sociedad.

- Implicar a los empleados en las buenas prácticas de RSE

- Marketing y construcción de la reputación corporativa.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top