Rotundo rechazo al paro del transporte

El paro de transporte público cumplido ayer mereció el rechazo unánime de la ciudadanía, calificándolo de abusivo e injustificado, porque no cumplieron con las mejoras ofrecidas, tanto en sus motorizados como en el trato, faltando así a sus obligaciones, mientras que los choferes aseguran ser víctimas de las sanciones municipales.

El paro del transporte urbano ocasionó la suspensión de las actividades educativas y el retiro de los buses Pumakatari por medidas de seguridad y la postergación de cientos trámites administrativos.

Asimismo, impidieron la circulación de vehículos de la Empresa Pública y Social de Agua y Saneamiento (Epsas) y de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), que debían atender casos de servicio, de emergencia e incluso contratos privados.

El servicio de recojo de basura también quedó afectado, los camiones recolectores no lograron ingresar a varias zonas, por lo que mediante un comunicado público la empresa LPL solicitó al vecindario no sacar la basura a las calles, hasta que las vías sean despejadas y se permita la circulación de motorizados.

La impopular medida de los transportistas develó la inconsistencia de sus acciones, según el criterio ciudadano las sanciones impuestas por la comuna deben continuar y fortalecer la normativa que establece orden para mejorar el sistema de transporte municipal.

VIOLENCIA SINDICAL

Como es costumbre en el gremio del transporte sindicalizado, durante el recorrido que EL DIARIO efectuó por la ciudad se evidenció la violencia física ejercitada contra conductores, mediante chicotazos e insultos contra los dueños de vehículos de transporte público que decidieron trabajar.

En igual medida, como también es costumbre de los choferes, se evidenció que las calles y avenidas fueron convertidas en baños, comedores públicos y canchas de fútbol, cuya pestilencia no inmutó a los cientos de bloqueadores y circunstanciales futbolistas.

La irregular jornada vivida en la sede de Gobierno también fue oportunidad para el comercio ocasional de comida al paso y una variada oferta de mercancías, desde ropa hasta celulares.

BLOQUEOS

El bloqueo de vías con minibuses, colectivos y micros comenzó en la madrugada, choferes asalariados (que pidieron mantener su nombre en reserva por temor a las represalias sindicales) encargados de bloquear las vías de acceso desde y hacia a las villas Copacabana, San Antonio, Pampahasi y Armonía empezaron su jornada de protesta a partir de las 04.30 de la madrugada.

Los accesos desde y hacia El Alto contaron con el auxilio del sistema de transporte por cable. Sin embargo, desde las estaciones de las líneas amarilla (Sopocahi) y roja (Pura Pura) del teleférico miles de ciudadanos tuvieron que caminar hasta el centro de la ciudad.

Las vías que unen las villas Fátima, El Carmen, Pabón y Chuquiaguillo fueron cercadas por cientos de minibuses y colectivos, particularmente las de mayor tráfico, que obstaculizaron el ingreso al centro de la ciudad. El perímetro de la plaza Tejada Sorzano, en el sector del Estadio Hernando Siles, quedó cercado e intransitable.

El bloqueo de “las mil esquinas” planificado por los choferes sindicalizados fue ejecutado bajo estrictas medidas de control, para asegurar el mayor perjuicio posible a los transeúntes, los que no tuvieron otra opción que caminar largas distancias hasta el centro de la ciudad, principalmente, pero también a los barrios.

En cambio, en el centro de la ciudad el tráfico vehicular fue holgado, libre de innecesarios atolladeros vehiculares, molestos ruidos y contaminación ambiental.

SONDEO DE OPINIÓN

Manuela Cruz:

“Con esta medida todos nos perjudicamos, hay gente que necesita trabajar. Ellos hacen sus paros sin considerar que hay personas que deben acudir a sus fuentes de empleo. Que cumplan con los que se han comprometido, ellos saben que no han cumplido y encima son mal educados. Hasta el momento no han arreglado sus minibuses”.

María Miranda:

“Es muy perjudicial para los ciudadanos. Los choferes se están yendo al otro extremo al no querer honrar sus compromisos. Los que vivimos lejos somos muy perjudicados económicamente y en tiempo. La Alcaldía de alguna forma debe solucionar este problema y los choferes deben sensibilizarse y cumplir con un buen servicio”.

Adriana Aliaga:

“El paro nos perjudica a todos, pero qué podemos hacer, me he perjudicado por lo menos en una hora de venta. Que los choferes dejen de reclamar, es en vano su reclamo, porque no cumplen con lo que se comprometen. El alcalde Revilla tiene el deber de solucionar este lío del transporte público, porque puede empeorar”.

Ángela Condori:

“Vengo desde la ciudad de El Alto y es un perjuicio enorme, he bajado en el teleférico y hasta el centro a pie. He salido a las 7.00 de mi casa y a las 11.00 he llegado al centro. Los choferes deben tener consideración por las personas que trabajamos y que necesitamos del transporte, más aún cuando su servicio ha empeorado”.

Sergio Galo:

“Nadie defiende a La Paz ni al ciudadano paceño. Pagamos a las autoridades y elegimos autoridades, pero viene el que quiere a bloquear y a marchar con dinamitas a la ciudad y ninguna autoridad hace o dice algo al respecto. Nadie defiende a los ciudadanos que trabajamos honestamente por el desarrollo paceño”.

Javier Limachi:

“Es una medida arbitraria, nos afecta a todos los estudiantes y trabajadores. El Alcalde no tiene que doblegarse tiene que seguir con las sanciones que ha impuesto, de lo contrario el transporte siempre va a querer hacer lo que les da la gana. Los choferes deben entender que en el país hay normas y deben ser cumplidas”.

Evelin Zenteno:

“Los choferes hacen mal porque saben que hay mucho trameaje, tenemos hijos y tenemos que caminar con nuestros niños. Que sean conscientes, se les ha pedido que mejoren sus carros y no lo hacen. Todo lo hacen superficialmente, lo pintan por encimita y el carro sigue mal. El Alcalde debe resolver, de una vez, este problema”.

Irene Tola:

“De El Alto hemos bajado temprano, no había movilidad y ahora no sé a qué hora voy a retornar a mi hogar, el teleférico está lleno y es difícil saber cuánto vamos esperar. Esta mal lo que hacen los choferes no deben parar el transporte. Ahora estamos perjudicados, que los choferes piensen que tienen que trabajar”.


---------*---------
Scroll to Top