Se agranda segundo hundimiento en Cerro Rico

Dirigentes de Comcipo informan que existe un mayor deterioro del cerro potosino.

Luego de una visita efectuada al Cerro Rico de Potosí se pudo verificar que el segundo hundimiento se agrandó de manera alarmante, teniendo actualmente un diámetro de cerca de 70 metros cuando el 6 de mayo de 2017 tenía apenas unos 15 metros y lo propio ocurre con su profundidad.

La información fue dada a conocer por el presidente de Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Jhonny Llally, quien dijo que lo mismo estaría ocurriendo con el primer hundimiento ubicado en la cima del yacimiento, lo cual hace pensar que al estar a 10 metros el uno del otro, se podría producir un colapso de magnitud en la parte alta del cerro potosino.

ASENTAMIENTO

Según el Potosí, el gerente regional de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Ángel Cornejo, manifestó que en el Cerro Rico de Potosí no existen nuevos hundimientos sino que se trata de un fenómeno natural denominado “asentamiento”.

Tras efectuar una inspección al cerro, explicó que en esa área se evidencia el asentamiento de la carga frente a lo cual se cuenta con el proyecto de relleno seco que se implementará a los dos hundimientos con la finalidad de lograr la estabilidad en el yacimiento minero.

Se maneja la posibilidad de que el presupuesto para la tercera fase del relleno seco sea de 2 millones de bolivianos que serán aportados por la Comibol y la Gobernación de Potosí.

Por otro lado, el dirigente cívico Marco Antonio Pumari sostiene que de nada servirá el relleno en sus diferentes fases mientras no se paralicen las labores que están por debajo de los hundimientos.

Comentó que algunas cooperativas están sacando carga oxidada de la parte alta desde los niveles inferiores haciendo caer el material que estaría siendo vendido a la Empresa Manquiri.

Aclaró que no se pide la salida de todos los cooperativistas sino la reubicación de aquellos que afectan la estabilidad del yacimiento minero.

PROPUESTA PARA PRESERVAR CERRO

El asesor del Gobierno Autónomo del Departamento de Potosí, Huber Huayta, en contacto con radio Kollasuyo, lamentó que los cívicos se limiten a denunciar y criticar y no presenten propuestas para solucionar el tema del deterioro del yacimiento minero.

Huayta explicó que este es un problema económico y social porque miles de familias dependen de los trabajos en el cerro pero también la región necesita el dinero que aporta esa actividad productiva.

Los mineros a través del presidente de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras (Fedecomin), Sandro Lugo, sostienen que están dispuestos a dejar el yacimiento pero necesitan que para salir se les garantice nuevas áreas de trabajo.

El Ministerio de Minería identificó áreas de trabajo para los cooperativistas, pero los comunarios se oponen, muchas veces con la visión de acceder a esos espacios para lograr interesantes ingresos económicos para su propio beneficio pero se agarran del discurso ambientalista para evitar que los cooperativistas inicien sus operaciones.


---------*---------
Scroll to Top