Trabajadores de salud anuncian radicalización de sus medidas

El ejecutivo de la Federación de Trabajadores de Salud de Santa Cruz, Robert Hurtado, anunció ayer que este sector, que cumple un paro indefinido, radicalizará sus medidas de presión para exigir la atención de sus demandas.

“El paro indefinido continúa, no hemos llegado a entendimiento alguno, más al contrario lo único que hemos recibido son amenazas e insisten en que la medida siga, y que partir del lunes se declare la huelga de hambre”, explicó el dirigente.

Hurtado recordó que este sector exige el pago de un bono de vacunación, la destitución de la gerente del Hospital del Niño y la restitución de seis administrativos del Centro Santiago de Parapetí de Charagua.

RESPONSABLES

Hurtado dijo que los principales responsables por el perjuicio a la población son las autoridades que se niegan a cumplir sus obligaciones y compromisos con los trabajadores de centros de salud y hospitales.

Por otra parte, el ejecutivo de la Federación de Trabajadores de Salud, Robert Hurtado, rechazó la solicitud que hizo la ministra de Salud, Ariana Campero, de declarar ilegal el paro indefinido que lleva adelante dicho sector, ratificando la medida asumida en Asamblea General. Desde ayer no hay atención externa en los hospitales de la capital cruceña.

El dirigente dijo que la autoridad nacional, en vez de asumir una posición radical, debería de haber atendido esta situación desde sus inicios, para evitar los conflictos. Demandan la solución a un pliego de siete puntos, en el que destaca el pago del bono de vacunación; el municipio dice que no puede cumplirse esta solicitud, ya que no está normada y por tanto no es legal.

Hurtado espera que en la reunión con la secretaria de Salud de la Gobernación, programada para hoy (jueves), a las 17.00 horas, en la Dirección de Trabajo, se dé una solución a este conflicto.

CONTROL DE HUELGUISTAS

Por su parte, Fernando Mustafá, secretario de Salud del municipio cruceño, indicó que se está levantando información para saber cuántos funcionarios acuden a su fuente laboral, pues se sancionará a los que no lo hagan. Además, advirtió que se revisarán los contratos para ver si se les renueva para la próxima gestión.

La misma posición dio a conocer la Secretaría de Salud de la Gobernación, que anuncia que se rescindirá contrato de los trabajadores que están acatando paros y que no se beneficiarán con los 340 ítems que se crearán en 2018.

El secretario de Salud de la Gobernación, Óscar Urenda, informó que en 300 días de esta gestión los trabajadores de salud ya llevan 60 días realizando paros por diferentes motivos. No obstante, el líder de la Federación de Trabajadores de Salud, Roberth Hurtado, asegura que solo fueron ocho los días de paro convocados por su federación, pero no incluye los paros hechos por los sindicatos.


---------*---------
Scroll to Top