Unidades escolares sin cámaras de seguridad

LAS CÁMARAS DE SEGURIDAD SON DE GRAN UTILIDAD EN LOS ESTABLECIMIENTOS ESCOLARES, PARA PRECAUTELAR LA SEGURIDAD DE LOS ALUMNOS.

La junta de padres de familia y vecinos del Distrito D-14 dieron a conocer que ninguna de sus unidades educativas cuenta con cámaras de seguridad, aspecto que es aprovechado por pandillas y el microtráfico de marihuana, indicó el representante Carlo Laura.

Sin retén policial o módulo y sin cámaras de seguridad, son las condiciones en las que se encuentran más de 60 urbanizaciones de este distrito, “en áreas alejadas tenemos entendido que hay tres módulos policiales con uno o dos policías, pero ellos son patrulla a pie y con un palo de madera, no pueden hacer nada, no solo por la extensión de la zona, sino ante la presencia de pandillas que en muchos casos, incluso se ha visto que se encuentran portando con armas blancas”, explicó Laura.

PROMESA

MUNICIPAL

Los padres de familia esperan que para septiembre el municipio pueda cumplir la promesa de instalar las diferentes cámaras de seguridad en beneficio de las unidades educativas y que las mismas puedan ser conectadas al sistema de monitoreo que tiene la Policía, para que desde esa instancia se logre aplicar los patrullajes, indicó.

En el D-14, se identifica a 24 unidades educativas, tanto de inicial, primaria y secundaria, las cuales se encuentran desprotegidas, así como las plazas y calles principales de la zona.

Los vecinos del barrio quienes fueron anoticiados de la llegada de más cámaras de seguridad en el municipio, la pasada semana se reunieron con la Secretaría de Seguridad Ciudadana, instancia que podría instalar las cámaras en el mes de septiembre.

MICROTRÁFICO

Una segunda preocupación de los padres de familia y vecinos de la zona, es la presencia de ofertantes de marihuana, quienes aprovechando la ausencia de funcionarios policiales, patrullajes móviles u operativos sorpresa por parte de las unidades de narcóticos, observan la presencia de vendedores de sobres de marihuana.

“Estas personas, incluso se aproximan hasta la puerta de los establecimientos, esperan a nuestros hijos en la salida de sus colegios, los acorralan, les ofrecen unos sobres y tenemos denuncia de nuestros hijos que incluso quieren obligarles a comprar, es por eso que pedimos presencia policial”, indicó Griselda Condori, madre de familia de la zona.

Los menores y adolescentes son quienes tienen temor en enfrentarse a estas personas, quienes en grupos de tres a cinco jóvenes se aproximan a ellos, porque no solo son pandillas, sino portan, en algunos casos, armas blancas, aspecto que impide a que ellos puedan demandar el auxilio de algún vecino o profesor, generalmente tienden a callarse.


---------*---------
Scroll to Top