Willy Flores lleva 24 años como declamador y poeta

     El declamador Willy Flores lleva 24 años como declamador y poeta, resaltando en el ambiente cultural con proyectos de formación a niños y jóvenes alteños.

TRAYECTORIA

Según relato del artista, empezó en el rubro a los 14 años, cuando una de sus maestras lo impulsó a continuar en la declamación aprovechando su voz y su calidad en la interpretación.

Cuatro años más tarde logró el primer triunfo como poeta ganando el Festival Pluma de Plata en 1998.

Posteriormente, el trabajo del artista fue destacado en proyectos culturales, ya que con su apoyo se logró establecer actividades por el Día de la Poesía en El Alto, con lo que se busca potenciar la práctica de la expresión oral en la urbe alteña. A partir de esto, se impulsaron seminarios, concursos y festivales en los que se muestra el talento de los declamadores alteños, especialmente niños y jóvenes.

“Uno de los hitos que marca mi vida es haber conocido a Aldo Velásquez, famoso actor que fue mi maestro en el año 1996. Nuestro trabajo comenzó cuando el teatro de la Alcaldía Quemada era un depósito, escenario que fue aprovechado para la formación de decenas de artistas alteños”, expresó el autor.

INSPIRACIÓN

Flores comentó que su inspiración para la composición de poemas, habitualmente, llega de su contexto, sus vivencias y lo que puede apreciar en la urbe alteña.

“Uno de los grandes desafíos que tengo con mi obra es el hecho de poder trabajar desde mi contexto, el hecho de poder tener una responsabilidad social y un trabajo comprometido denunciando las asimetrías e injusticias del sistema, buscando reivindicar a los jóvenes y sus valores culturales”, aseguró el entrevistado, al momento de agregar que parte de su inspiración también está dedicada al amor.

Por otra parte, Flores informó que cuenta con al menos 10 libros escritos de los cuales fueron publicados cuatro, “Plusvalía”; “Poesía Alteña, El Alto de pie, nunca de rodillas…”; “Machaq Mara” y “Satiri Jutiri”.

Además, presentó un disco denominado “Para Amarte” y un texto artesanal llamado “Búho Blanco”.

ALBOR

Otro de los triunfos del artista es el centro “Albor, Arte y Cultura”, una institución que radica en la urbe alteña pero ya conocida en todo el país, Latinoamérica y Europa.

La entidad cumplirá esta gestión 20 años de existencia, luego de haber nacido en plazas de la ciudad con el apoyo de cinco personas.

Según cálculos de Flores, este centro formó aproximadamente a 20 mil niños y jóvenes en artes culturales, además, se encuentran a cargo de los principales festivales de declamación del país, luego de un arduo trabajo por la mayor parte del territorio boliviano.

Cabe destacar también, que en la actualidad este centro no se dedica tan solo al arte de la declamación, sino que irrumpió en el teatro impulsando decenas de obras, entre las que resalta “Las Venas Abiertas de América Latina” que ya cumplió las mil presentaciones.

ACLARACIÓN

Finalmente, Flores aclaró que sus trabajos son usados por cientos de declamadores en todo el país, quienes, a lo largo de su carrera, se encargan de interpretar sus obras dándolas a conocer a los habitantes de todo el país y del exterior.

Como ejemplo citó al declamador y poeta Israel Tarquino, quien en repetidas oportunidades interpretó su poema “De pie hermano alteño… ¡De Pie!”.

El Diario.


---------*---------
Scroll to Top